Baleares recibirá 23,38 millones de euros para políticas activas de empleo, de los 1.251 millones que ha repartido este viernes el Consejo de Ministros entre las comunidades autónomas.

La inversión del Ministerio de Empleo y Seguridad Social se distribuye de la siguiente manera: Andalucía (270,82 millones), Cataluña (176,08), Madrid (162,53), Comunidad Valenciana (122,64), Galicia (100,63), Castilla y León (72,90), Canarias (71,61), Castilla-La Mancha (59,99), Extremadura (47,87), Asturias (38,31), Murcia (33,21), Aragón (33,15), Baleares (23,38), Navarra (13) y La Rioja (7,5).

Un 40% del total de los fondos repartidos se ha visto condicionado por los resultados obtenidos en 2013. En 2015 esa proporción ascenderá al 60%. El Gobierno ha acordado con las comunidades una transición gradual hacia la cultura de evaluación que condiciona el reparto.

Estrategia activación para el empleo

En su reunión semanal, el Consejo de Ministros ha dado luz verde a un conjunto de medidas para impulsar las políticas activas de empleo a través de la Estrategia de Activación para el Empleo 2014-2016, diseñada junto a las comunidades autónomas para acelerar la transición del desempleo al empleo mediante acciones más eficaces, así como para ofrecer a los trabajadores y empresas servicios de calidad.

En la rueda de prensa posterior al Consejo, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha celebrado que la economía y el empleo estén en un momento distinto y que por primera vez desde la crisis se creen puestos de trabajo de forma sostenida.

Según destacó, 2014 ha supuesto el "mejor arranque" de año en términos de empleo ahora que las tasas de crecimiento de PIB se equiparan con las de incremento del empleo. "Esa es la verdadera revolución de la reforma laboral, la transformación estructural del mercado de trabajo", ha dicho, tras reconocer, sin embargo, que aún queda un "reto importante" por delante, que es trasladar a los más de 4 millones de parados al mercado de trabajo.

Por este motivo, según Báñez, el Gobierno ha dado cumplimiento este viernes al compromiso del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de reformar las políticas activas de empleo, después de contar con el compromiso "fuerte y claro" de todas las comunidades autónomas, que han participado "de forma activa, coordinada y responsable", igual que los interlocutores sociales. "Todos a favor del empleo", ha celebrado.

La estrategia de activación constituye un escenario plurianual para vertebrar las actuaciones de los distintos Servicios Públicos de Empleo bajo un paraguas de objetivos y principios de actuación comunes, compatible con la flexibilidad de los instrumentos para su consecución.

Contará con tres reglamentos —uno de servicios, otro de programas de empleo y otro de formación profesional para el empleo—, un programa de buenas prácticas entre Servicios Públicos de Empleo, una redistribución de fondos en función de la evaluación del cumplimiento de cada comunidad y un refuerzo de los mecanismos de fiscalización y justificación del uso efectivo de los fondos.

Plan anual

Igualmente, el Consejo de Ministros ha aprobado el Plan Anual de Política de Empleo 2014, que es la concreción de la estrategia para 2014 y recoge los objetivos comunes para los Servicios Públicos de Empleo. El plan, tal y como ha explicado Báñez, cuenta con 422 actuaciones y con seis ejes de actuación concreta: orientación, formación, oportunidades de empleo, igualdad de oportunidades, emprendimiento y mejora del marco institucional del sistema nacional de empleo.

Para su evaluación, cuenta con un sistema de 26 indicadores, producto de la participación activa de todos los Servicios Públicos de Empleo, para medir el grado de cumplimiento de los objetivos y definir así la distribución de fondos en 2015.

Además, ha dado nuevos pasos en la definición de una cartera común de servicios para el sistema nacional de empleo con el objetivo, según Báñez, de definir mejor lo que tiene que ser "el mínimo" que tiene que recibir un trabajador como derecho. La cartera común estará integrada por cuatro servicios de empleo: uno de orientación profesional, otro de colocación y asesoramiento a empresas, otro de formación y cualificación para el empleo y uno de asesoramiento para el autoempleo y el emprendimiento.

Finalmente, definirá una serie de principios para su prestación desde los servicios autonómicos como la atención personalizada, la igualdad en el acceso a los servicios, la eficiencia, transparencia y orientación de resultados.