El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha afirmado sobre el caso de las irregularidades de expedientes de regulación de empleo (ERE) en Andalucía que "hay que separar a aquellos que han metido la mano y se han llevado dinero de aquellos que a lo mejor han tenido hasta el problema de no verlo".

"Son problemas ética, moral y jurídicamente muy distintos", ha subrayado García-Page en una entrevista en COPE recogida por Europa Press al ser preguntado por el daño que el caso de los ERE puede producir en el PSOE.

Además, ha afirmado que "la primera manifestación jurídica que se plantea para denunciar los ERE en Andalucía la hace la propia Junta de Andalucía". Eso sí, ha asegurado que "sin duda" el caso hace daño al PSOE.

Anima a sacar "conclusiones" de estas "experiencias"

García-Page ha señalado que, personalmente, la experiencia "más dura" que ha vivido en su vida es cuando en 1995 cuando salía por la calle, por ser del PSOE le llamaban "golfo" solo por la imagen del exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán. "Viví momentos muy duros", ha confesado.

A su juicio es "injusto" que se generalice en estos casos. Eso sí, ha reconocido que el PSOE ha pagado "un alto precio a lo largo de la democracia, no por tener corruptos, sino a lo mejor por no haberlo atajado a tiempo o explicarlo convincentemente". Así, anima a sacar "conclusiones" de este tipo de "experiencia" por la que han ido pasando "todos los partidos".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.