Un total de 32 niños y jóvenes saharauis de entre 10 y 24 años llegarán este viernes a Mallorca, en el marco del Proyecto Madrassa promovido por la asociación Escola en Pau, para estudiar de cara al curso 2014/15 y convivir con familias solidarias que les acogen y cuidan atendiendo sus necesidades materiales y emocionales.

En un comunicado, Escola en Pau ha explicado que, por su parte, la entidad facilita el viaje anual de estos jóvenes a los Campamentos de Refugiados del Sáhara Occidental instalados en Tindouf (Argelia), para que pasen el máximo tiempo posible con sus familias saharauis.

Con el objetivo de que estos estudiantes no sufran desarraigo cultural, una vez a la semana se reúnen en un centro educativo de Palma facilitado por el Ayuntamiento, reciben clases de árabe y participan de unas horas de juego en las que pueden comunicarse entre ellos en su idioma.

Asimismo, Escola en Pau propicia encuentros mensuales de las familias acogedoras que facilitan su mutuo conocimiento y apoyo a la vez que dan cohesión al grupo.

El Proyecto Madrassa, que nació en Baleares y se ha ido ampliando a 16 asociaciones por la península, se inició para dar apoyo en materia educativa a los hijos de las familias que desde hace casi 40 años "viven como refugiadas de guerra y en condiciones de máxima penuria, en lo más duro del desierto del Sáhara, la Hamada argelina, conocida también como el infierno de piedra", señalan desde la entidad benéfica.

"Aunque las Naciones Unidas reconocen el derecho a un Referéndum para la Autodeterminación de la antigua provincia española ocupada por el reino de Marruecos, el gobierno de su majestad alauita apoyado por lobbies de intereses económicos principalmente franceses, estadounidenses y españoles está consiguiendo continuos aplazamientos al ejercicio de este derecho", recrimina Escola en Pau.

La entidad lamenta que, de forma paralela, en los campamentos "se vive en condiciones infrahumanas y la población saharaui que permanece en los territorios ocupados es víctima de continuos atropellos y permanente violación de sus derechos humanos".