El modelo 'ecosistémico', que consiste en "darle una importancia al contexto familiar, siendo un modelo de relaciones recíprocas", ofrece óptimos resultados y "una experiencia más enriquecedora" en la intervención social familiar, según expertos en trabajo social.

Ana Barranco y Eva Funes, las directoras del encuentro organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) 'Nuevas perspectivas de intervención desde el modelo ecosistémico', que se está celebrando en el Campus Antonio Machado de Baeza (Jaén), han manifestado que "las terapias que aplican este modelo contextualista ayudan a que el individuo adopte una relación diferente con el problema para salir adelante".

"El contexto afecta y construye lo que somos como personas", ha expresado Funes, "tanto el familiar, como el social o el cultural, irremediablemente se forma parte de un sistema y un aprendizaje". Es por ellos que han puesto en valor "dar importancia a este entorno a la hora de hacer terapias".

El modelo convencional "se centra sobre todo en el individuo", ha declarado Barranco, al tiempo que ha indicado que "con el modelo ecosistémico, no tratamos solo a un niño que tenga problemas de control de la ira, hacemos terapia familiar porque tal vez esta dificultad venga evidenciada, como ocurre en la mayoría de los casos, de la relación con sus padres o comunidad".

"Si no se trabaja en comunidad, la tarea queda incompleta y dificulta la integración posterior", ha destacado Funes, que ha añadido que "el sujeto se descarga en la terapia y el resto de integrantes tienen que asumir también una responsabilidad".

Ambas trabajadoras sociales han señalado "que estas terapias se complementan con el resto, no son únicas, pueden enriquecer el trabajo y acompañar a otro tipo de terapias como la conductual o la funcionalista".

Consulta aquí más noticias de Jaén.