El mes de agosto ha sido normal o algo más cálido de lo normal y su temperatura media para el conjunto de España ha sido 23,9 grados centígrados, es decir, 0,5 ºC más por encima de la media para el periodo de referencia 1971-2000. Sin embargo, agosto de 2014 se sitúa como el décimo menos caluroso desde que comenzó este siglo en el que los más frescos fueron los de 2002, 2007 y 2008.

Los días más calurosos de esta treintena se produjeron al final del periodo y, sobre todo los días 26 y 27, cuando de forma general subieron las temperaturas en todo el país y, de manera significativa, en el bajo Guadalquivir y Levante, que han registrado los valores máximos del mes. Así, se superaron esos dos días los 40 grados centígrados en distintas zonas de Andalucía como en Córdoba-aeropuerto, con 41,5 grados centígrados, y en Sevilla-aeropuerto, con 40,6 grados centígrados, ambas el día 27.

Según ha explicado a Europa Press el jefe de predicción, Ángel Alcázar, el octavo mes de 2014 ha sido ligeramente más cálido de lo normal y ha tenido un carácter seco y ha destacado que se han producido valores "bastante altos" en el sureste peninsular y en Levante, que son los que han elevado la temperatura media.

En cuanto a las precipitaciones, ha dicho que agosto ha sido seco y que únicamente ha llovido por encima de lo normal en Cataluña y en Galicia.

Por zonas, las temperaturas medias mensuales han superado los valores normales en el centro y en el cuadrante sureste peninsular, que han tenido un carácter cálido a muy cálido y anomalías térmicas positivas de un grado centígrado en amplias zonas.

En el resto de la Península y Baleares, sin embargo, los termómetros han estado próximos a los valores normales para este mes e incluso se han quedado por debajo en País Vasco, Navarra, La Rioja, noroeste de Castilla y León, sur de Galicia y norte de Extremadura. En cuanto a Canarias, agosto ha sido algo más cálido de lo normal, con anomalías positivas por debajo de un grado centígrado.

Por el contrario, las temperaturas más bajas del mes se dieron en los días centrales de agosto, sobre todo el día 17, con mínimas que llegaron a bajar de los cinco grados centígrados en algunos puntos de Castilla y León e interior del País Vasco, así como en zonas de alta montaña.

Las más bajas fueron el día 17 en Vitoria, con cuatro grados centígrados, y en Burgos-Villafría, con 4,3 grados centígrados.

Un mes más seco de lo normal

Con respecto a las lluvias, agosto ha sido seco en general y ha tenido una precipitación media sobre el conjunto del país de 18 litros por metro cuadrado, por debajo de la media del mes, que son 23 litros por metro cuadrado para el periodo de referencia 1971-2000.

En concreto, las precipitaciones mensuales solo han llegado a lo normal o lo han superado en la mayor parte de Cataluña, norte y centro de Aragón, norte de Valencia, oeste de Galicia y algunas pequeñas áreas de Asturias, norte de Castilla y León, Navarra, La Rioja y noroeste de Madrid.

Según Alcázar, agosto ha sido especialmente húmedo, con lluvias que duplican el valor medio normal para este mes en el extremo occidental de Galicia, en la zona central de los Pirineos y en el extremo nordeste de Cataluña. "En el resto de España el mes ha sido en general muy seco y no se han registrado lluvias a lo largo del mes en casi toda la mitad sur y gran parte de Canarias", ha apuntado.

En cuanto al inicio de septiembre, el jefe de predicción de la Aemet ha explicado que se trata de un periodo "raro" en su comportamiento pero que en 2014 ha tenido un arranque cálido o muy cálido.

De hecho, los valores registrados los días 1 y 2 en el sur han sido "llamativos", como los 40,5 grados centígrados de este martes en Orense; los 41,4 grados centígrados de este martes en el aeropuerto de Granada; o los 24 grados de mínima que se han registrado en la madrugada de este miércoles. "Son valores muy altos, tanto la máxima como la mínima y puede que se conviertan en récord para un mes de septiembre", ha comentado.

En todo caso, respecto a la situación de calor con que ha comenzado septiembre, ha apuntado que desde este miércoles el flujo atlántico está refrescando bastante el ambiente, aunque aún se mantiene una situación de Poniente, que contribuye a altas temperaturas, en la costa del Sol y el valle del Guadalhorce, donde rondan los 40 grados centígrados.

Finalmente, ha dicho que este miércoles las tormentas volverán a ser significativas en la cordillera Cantábrica y en la Ibérica y que el sábado se trasladarán al nordeste, Pirineos y a puntos de la Ibérica, aunque también podrían afectar al interior de Cataluña y a la zona del prelitoral y prepirineo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.