La Junta de Andalucía confía en saldar en un plazo aproximado de unos dos años la deuda que mantiene con las universidades públicas andaluzas, que a agosto de 2013 era de 932 millones de euros y que actualmente se sitúa en unos 630, lo que supone un descenso del débito de la administración andaluza para con estas instituciones en algo más del 30 por ciento.

Así lo ha asegurado en declaraciones a los periodistas el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta, José Sánchez Maldonado, que junto a la rectora de la Universidad de Málaga (UMA), Adelaida de la Calle, ha comparecido con motivo de una reunión mantenida este miércoles entre la presidenta del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz, y los rectores de las universidades públicas de la comunidad.

De "muy fructífero" ha tildado De la Calle el encuentro, que ha tenido lugar en el marco del compromiso adquirido por Díaz con las sedes académicas para desarrollar la situación de las universidades y los proyectos de futuro de la Junta en lo que respecta a su política universitaria.

Así, la rectora de la UMA ha manifestado que las universidades se sienten "muy agradecidas" por el hecho de que la administración andaluza haya "cumplido", con una reducción de la deuda que en algunos casos, como el de la propia sede malagueña, ha alcanzado el 50 por ciento, aunque en el proceso los porcentajes difieren, pues algunas universidades, como Sevilla, Pablo de Olavide, Huelva o Granada han podido acogerse al plan de pago a proveedores, que ha contemplado más de 100 millones en este concepto, pero no todas.

A este respecto, Sánchez Maldonado ha subrayado que, con el mismo ritmo y plan de pago que hasta ahora, ejecutado mensualmente según lo pactado con los rectores durante este año, y si no sigue "apretando" la restricción a las comunidades autónomas, la Junta podría solventar el débito en unos dos años o, a lo sumo, dos años y medio.

Asimismo, el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo ha agradecido el papel de las universidades a la hora de aceptar la reducción presupuestaria, al tiempo que ha puesto en valor que la Junta haya reconocido e iniciado el pago de la misma, así como que esto también se derive de que la administración autonómica "no hizo recortes".

Formación y especialización

En cuanto al resto de asuntos, Díaz ha expuesto a los rectores proyectos en materia de formación "para dar respuesta a la sociedad que tenemos y queremos tener en Andalucía", con una especialización cuyo nivel será necesario plasmar, todo ello ligado al Plan de Investigación: las nuevas líneas generales de éste también se esbozan.

En lo tocante a la financiación, De la Calle ha insistido en la conveniencia de tener el "horizonte claro", teniendo en cuenta aspectos como las nuevas titulaciones que puedan presentarse o la posibilidad de recuperar el 5 por ciento del poder adquisitivo.

El consejero, al respecto, incide en continuar con el compromiso financiero de los últimos tiempos, "lo que es de valorar en esta época de fuerte restricción financiera", y ha recordado la bajada en un 15 por ciento del precio de los másters, la congelación de los precios de matrícula —ya en la horquilla más baja— o la habilitación de pago de las mismas en hasta cinco plazos, dependiendo de las circunstancias económicas y familiares del estudiante.

Por último, la rectora de la Universidad de Málaga ha lamentado la pérdida de capital humano y ha hecho hincapié en la necesidad de "recuperar y retener el talento", ya que la tasa de reposición impuesta por el Gobierno central "nos ha machacado en toda su extensión".

"Tenemos que ver otras posibilidades para disponer de nuevo de sangre joven y estable, y no en precario", ha resumido De la Calle en relación a una petición a la que el Ejecutivo autonómico contesta asegurando que se respetará el compromiso de no despedir a profesores y, manifestando el deseo de que la tasa de reposición se suavice el año que viene, poner en marcha planes para estabilizar a los ayudantes doctores o para el retorno del talento.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.