Hércules
Hércules interpretado por The Rock y el mismo personaje encarnado por Kellan Lutz. ARCHIVO

Este viernes se estrena Hércules y muchos pensarán: "¿Otra vez?, ¿esta película no se había estrenado en enero?". Pues sí, a principios de año llegó a las carteleras un filme sobre las aventuras del célebre héroe griego, pero este es otro diferente. Es decir que, en 2014, el semidios contará con una doble representación en la gran pantalla.

El resultado son dos películas de un título casi idéntico (Hércules: El origen de la leyenda y Hércules), con guiones basados en el mismo mito, protagonizadas por un mismo héroe encarnado por dos conocidos y musculosos actores (el "crepuscular" Kellan Lutz en el primer caso y Dwayne Johnoson, también conocido como The Rock, en el segundo) y estrenadas el mismo año.

El motivo más identificable para estas coincidencias tiene lugar cuando el tema central de la película es un asunto de actualidad ¿Excesivo? Sí. ¿Extraño? En absoluto. No es raro encontrarse con parejas de películas similares estrenadas con muy pocos meses de diferencia. En 2013 vieron la luz dos películas sobre ataques a la Casa Blanca (Asalto al poder y Objetivo: La Casa Blanca), en 2012 regresaron Blancanieves, su madrastra y los enanitos también por partida doble (Blancanievves y la leyenda del cazador y Mirror, mirror), en menos de un año, la vida de Truman Capote se proyectó en los cines dos veces de dos formas diferentes (Truman Capote e Historia de un crimen)... Son lo que en inglés se denomina twin films, "películas gemelas".

Pero, ¿por qué se producen estos careos tan a menudo? Pocas veces trascienden los motivos de semejantes emparejamientos, pero existen varias explicaciones plausibles: el espionaje industrial, el envío de un mismo guión a varios estudios, el constante movimiento de trabajadores de la industria entre productoras...

El motivo más identificable para estas coincidencias tiene lugar cuando el tema central de la película es un asunto de actualidad como el 500 aniversario del descubrimiento de América (1492: La conquista del paraíso y Cristóbal Colón: El descubrimiento), el auge de los reality shows (El show de Truman y EdTV), los ataques terroristas del 11-S (United 93 y Flight 93) o los secuestros de barcos (Capitán Phillips y Secuestro).

Largometrajes hermanos

Blancanieves (Mirror, mirror) (marzo de 2012) y Blancanieves y la leyenda del cazador (mayo de 2012)

En pleno furor de las películas y series basadas en cuentos de hadas, Blancanieves decidió morder la manzana un par de veces más. Dos Blancanieves (Lily Collins y Kristen Stewart), dos brujas (Julia Roberts y Charlize Theron), dos príncipes (Armie Hammer y Sam Claflin) y dos nuevas formas de ver la clásica historia, la primera más distendida y gamberra y la segunda más oscura y cargada de acción y aventura.

Ninguna de estas reimaginaciones del cuento de los hermanos Grimm recibió buena valoración de la crítica, pero la segunda, gracias sobre todo a Theron, los toques "crepusculares" y un acabado visual más llamativo, hizo un gran papel en taquilla. De hecho, ya está confirmada la secuela, en la que repetirán la rubia y Chris Hemsworth (el cazador), aunque no Stewart.

El ilusionista (septiembre de 2006) y El truco final (octubre de 2006)

Dos ambiciosas películas con protagonistas de renombre (Edward Norton y Jessica Biel en el primer caso y Hugh Jackman y Christian Bale a las órdenes de Christopher Nolan en el segundo) que hablan sobre la magia aparentemente sobrenatural. En ambos casos, la mayor parte de la trama gira en torno a los misterios ocultos que hacen posibles los sorprendentes trucos que realizan los magos. También hay historias de amor de por medio y alguna reflexión sobre la vida y la muerte.

La película de Nolan funcionó mejor que El ilusionista, pero ni la una ni la otra pueden considerarse taquillazos. Las dos son películas entretenidas de una calidad decente pero con algunos giros de guión algo forzados que no les permiten ser redondas.

Truman Capote (septiembre de 2005) e Historia de un crimen (agosto de 2006)

Dos películas rodadas a la par sobre un mismo personaje, Truman Capote. Es más, las dos cuentan exactamente el mismo capítulo de la vida del escritor, los hechos que le llevaron a crear la novela A sangre fría. De este modo se relata cómo Capote lee un reportaje sobre la matanza de una familia en una pequeña población de Arkansas y decide conocer más en profundida el asunto.

Capote, protagonizada por el recientemente fallecido Philip Seymour Hoffman, obtuvo grandes críticas y cinco nominaciones a los Oscar, uno de los cuales fue a parar a manos del citado actor. Por otro lado, el estreno de Historia de un crimen (cuyo título original es Infamous) fue retrasado y, cuando al fin vio la luz, lo hizo casi de tapadillo, con muy poca atención mediática apesar de contar en su reparto con nombres tan potentes como Sandra Bullock, Daniel Craig, Sigourney Weaver o Gwyneth Paltrow.

Misión a Marte (marzo de 2000) y Planeta rojo (Noviembre de 2000)

Dos largometrajes futuristas sobre viajes tripulados a Marte después del descubrimiento de algunos indicios que sugieren la existencia de vida en el planeta. Un grupo de astronautas, formado por hombres y una única mujer, se estrella en la superficie de Marte. Tras la muerte de varios miembros del equipo durante el proceso de exploración, el grupo encuentra fuentes de oxígeno y hace inesperados e impactantes descubrimientos sobre la vida en el planeta.

La firma de Brian de Palma no ayudó a que la Misión a Marte tuviese un final exitoso. Val Kilmer como protagonista de Planeta rojo tampoco sirvió como reclamo de cara al público. Las dos películas fueron un completo desasastre. La crítica las destrozó y la recaudación en taquilla fue paupérrima.

El show de Truman (junio de 1998) y EdTV (marzo de 1999)

El nacimiento del fenómeno de los reality shows trajo consigo un par de películas inspiradas en los programas de telerrealidad. En ambos casos se lleva el concepto al extremo y se muestran las ventajas y, sobre todo, las desventajas de estar vigilado las 24 horas del día por cámaras de televisión. Esta situación lleva a plantearse cuestiones como hasta qué punto pueden forjarse relaciones reales teniendo cámaras alrededor o qué estaría dispuesto a hacer una persona por recuperar la libertad inherente a una vida privada.

La gran diferencia es que el protagonista de El show de Truman, interpretado por Jim Carrey, no es consciente de que está en un programa de televisión mientras que el protagonista de EdTV, encarnado por Matthew McConaughey, sí sabe que está participando en un reality. Truman funcionó muchísimo mejor a todos los niveles, tanto en taquilla como de crítica, donde a menudo se cita como el mejor trabajo de Carrey.

Salvar al soldado Ryan (julio de 1998) y La delgada línea roja (enero de 1999)

La Segunda Guerra Mundial sirve de contexto para dos historias épicas protagonizadas por dos hombres a los que se les encomienda una misión menor. Ambos demuestran un gran coraje y entrega durante el cumplimiento de su cometido y acaban derrotando, de forma heroica, a los enemigos de Estados Unidos en una batalla a pequeña escala que sirve como ejemplo de los valores que llevaron a la victoria de los Aliados.

Tanto el filme de Spielberg como el de Terrence Malick están considerados grandes obras cinematográficas. Sin embargo, es innegable la superioridad de Salvar al soldado Ryan: está considerada mejor película (obtuvo once nominaciones a los Oscar, de los que ganó cinco) y recaudó mucho más dinero que La delgada línea roja.

Antz (Hormigaz) (octubre de 1998) y Bichos (noviembre de 1998)

Con poco más de un mes de diferencia, llegaron a los cines dos películas de animación —la primera de Dreamworks y la segunda de Pixar— centradas en los problemas de una colonia de hormigas. En concreto, ambas cuentan la historia de una hormiga extraña, individualista e incomprendida, muy diferente a las demás, que abandona a sus compañeras para más tarde volver, salvar a la colonia de otros insectos enemigos y conquistar el corazón de la princesa.

Antz, con un protagonista que recuerda mucho a Woody Allen (y no sólo porque el famoso actor le puso la voz), es mucho más adulta, mientras que Bichos es una inteligente adaptación infantil de la historia de Los siete samuráis. Aunque la cinta de Pixar recaudó más dinero, ambas están consideradas grandes películas. Otros ejemplos de twin movies en el área de la animación son Mi villano favorito y Megamind (en las que los protagonistas son los malos) y Madagascar y Salvaje (sobre animales de zoo perdidos en la ciudad que acaban en África).

Deep Impact (mayo de 1998) y Armageddon (julio de 1998)

En 1998, los meteoritos bombardearon las pantallas de cine en dos ocasiones por cortesía de los dos grandes maestros de las explosiones y la destrucción cinematográficas, Roland Emmerich y Michael Bay. En ambos casos, un grupo personas normales y corrientes, varios expertos y unos cuantos agentes del estado se unen para evitar que uno o varios meteoritos impacten contra la Tierra y provoquen una catástrofe de dimensiones planetarias.

Con un reparto repleto de caras conocidas (Bruce Willis, Billy Bob Thornton, Ben Affleck, Owen Wilson, Steve Buscemi...) y una campaña publicitaria colosal, Armageddon logró una recaudación muy superior a Deep Impact. Además, el filme consagró a Liv Tyler como mito erótico y convirtió el I Don't Want To Miss A Thing de Aerosmith en un himno. Aun así, la cinta de Emmerich —con Robert Duvall, Téa Leoni, Elijah Wood y Morgan Freeman, entre otros— está considerada por la crítica como una película mejor que la de Bay.

Un pueblo llamado Dante's Peak (febrero de 1997) y Volcano (abril de 1997)

Dos expertos, un vulcanólogo (Pierce Brosnan) y el jefe de la oficina de emergencias de Los Ángeles (Tommy Lee Jones) deben salvar a su amada, a sus respectivos hijos y a toda una población (una pequeña ciudad de Washington en el primer caso y Los Ángeles en el segundo) de la amenaza de un volcán que inesperadamente ha entrado en erupción. Los dos héroes conseguirán minimizar los daños del desastre y salvarán las vidas de multitud de personas pero no podrán evitar que muchos otros se queden por el camino.

Ninguna de las películas cumplió en taquilla: Dante's Peak costó más de 100 millones de dólares y sólo recaudó 67,2 millones mientras que Volcano costó 90 millones y recaudó 47,5.

Leviathan: el demonio del abismo (marzo de 1989) y Abyss (agosto de 1989)

En ambas películas, un grupo de investigadores se interna en las profundidades del océano para cumplir una misión durante la cual descubren la existencia de unas extrañas criaturas. Esta temática a lo Alien submarino dio lugar a mucho más que dos películas gemelas. En realidad, en 1989 nacieron quintillizos. Las otras tres películas basadas en esta premisa fueron Profundidad seis, La fosa del diablo y Los señores del abismo.

La propuesta de James Cameron, Abyss, fue la más exitosa, tanto en taquilla como en comentarios por parte de la crítica. Además, ofrece un planteamiento algo diferente a sus rivales, un importante punto argumental en relación con la naturaleza de los seres abisales que hace que este filme sea más original que los otros.