Todos están imputados por la aprobación de la recalificación de parte del paraje protegido de La Zerrichera para construir 4.000 viviendas.