La delegada saharaui lamenta el "daño" producido a la imagen de su pueblo por la asociación que pide su dimisión

La delegada del Frente Polisario en Extremadura, Fatma Brahim, ha lamentado el "daño" que están provocando a la imagen del pueblo saharaui, del movimiento solidario y de Extremadura las acusaciones que sobre su persona ha vertido la Asociación Regional de Amigos y Amigas del Pueblo Saharaui.
Fatma Brahim
Fatma Brahim
EUROPA PRESS

La delegada del Frente Polisario en Extremadura, Fatma Brahim, ha lamentado el "daño" que están provocando a la imagen del pueblo saharaui, del movimiento solidario y de Extremadura las acusaciones que sobre su persona ha vertido la Asociación Regional de Amigos y Amigas del Pueblo Saharaui.

Brahim, que se ha mostrado "muy disgustada" con todo lo ocurrido, ha negado en declaraciones a Europa Press que haya obstaculizado el desarrollo del programa 'Vacaciones en Paz', que no quiere que los niños de los campamentos de refugiados viajen a Extremadura, que haya dividido al movimiento asociativo, o que pretenda apoderarse de subvenciones públicas.

El delegada saharaui, que lleva un año y ocho meses en Extremadura tras la designación de su nuevo destino por parte del Frente Polisario, ha asegurado que no va a cesar en el cargo, salvo decisión de sus superiores, como así ha solicitado este pasado sábado la citada asociación en una concentración en Mérida, y para lo cual ha recabado más de 2.000 firmas que serán entregadas a las autoridades extremeñas para que apoyen sus pretensiones.

Brahim ha remarcado que ésta es solo una de las 18 asociaciones que forman parte del movimiento solidario en Extremadura que, entre otras cosas, ha organizado y celebrado este pasado sábado en Don Benito (Badajoz) una convivencia en la que han participado 184 niños saharauis y sus familias.

"Esta asociación no representa a toda Extremadura", ha remarcado, y en este sentido, ha apoyado la puesta en marcha de una coordinadora que aglutine a todas las asociaciones con el fin de aunar "esfuerzos" y que haya más "transparencia", ha dicho, y de la cual los miembros de esta asociación, según Brahim, no han querido formar parte.

Sobre las subvenciones, ha señalado que la Delegación Saharaui nunca ha solicitado ayudas públicas para el desarrollo de los proyectos en Extremadura, puesto que su cometido es canalizar fondos y ayuda para los campamentos de refugiados, al mismo tiempo que trasladar a la sociedad extremeña el motivo por el que estos niños "han nacido en el desierto y por qué dejan a sus padres biológicos y vienen a pasar aquí el verano", en relación a la situación política que vive el pueblo saharaui.

No obstante, ha reconocido que la delegación ha recibido una subvención por parte del Gobierno de Extremadura por importe de 38.000 euros destinada a sufragar los gastos de mantenimiento de la propia organización en Extremadura, un dinero que según Brahim se destina al pago del alquiler de las oficinas y al funcionamiento de las mismas.

"La propaganda que han dado, el trabajo que han hecho, es muy dañino a la causa saharaui, y lo han personalizado", ha lamentado Brahim, quien espera que la situación creada se "paralice" y que el programa 'Vacaciones en paz' se desarrolle con normalidad, tanto en la presente edición como en futuras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento