Carmen Martín Gaite, la figura paradigmática de las letras sigue viva, tras 14 años de su muerte

  • Carmen Martín Gaite fue novelista, ensayista, cuentista, poeta y autora de teatro, que comenzó a buscar la magia en la España de posguerra.
  • 'Un lugar llamado Carmen Martín Gaite' es un libro editado de los profesores y expertos "martingaitianos", que cuenta la trayectoria de la escritora.
  • "Fue, junto a Rosa Chacel y María Zambrano, paradigma de mujer de letras, porque lo convirtió todo en letra escrita", subrayan los expertos. 
La escritora salamantina Carmen Martín Gaite.
La escritora salamantina Carmen Martín Gaite.
EFE

Novelista, ensayista, cuentista, poeta, autora de teatro, Carmen Martín Gaite, fue una "mujer de letras" total, que comenzó a buscar la magia en la España de posguerra, un momento en el que eso era raro para una mujer. Ahora, 14 años después de su muerte su figura paradigmática sigue viva y necesaria.

Así, lo demuestra un libro, que bajo el título Un lugar llamado Carmen Martín Gaite, publica Siruela y recoge el estudio y evocación de la escritora salmantina, que nació en 1925 y que murió en Madrid, el 22 de julio de 2000.

Un libro editado por los profesores y expertos "martingaitianos" José Teruel y Carmen Valcárcel y que reúne las conclusiones de las jornadas que sobre la autora de Entre visillos (Premio Nadal, 1957) se celebraron en abril de 2013, en diferentes puntos: en la casa familiar de los Martin Gaite, en el pueblo de El Boalo (Madrid), donde reposan sus restos; en la céntrica y madrileña calle de Arniches, y en el Instituto Internacional.

En el congreso participaron, entre otros, José Carlos Mainer, José María Pozuelo Yvancos, Carmen Riera, Belén Copegui, Manuel Longares o Rafael Chirbes. Unas jornadas que comenzaron a dibujarse al tirar del hilo de la dedicatoria que el escritor Luis Martin Santos escribió en Tiempo de silencio para Carmen Martín Gaite, en octubre de 1963.

"Para Carmen Martín Gaite con la admiración sincera que me inspira su existencia polivalente y compleja", dice la dedicatoria.

Y esa existencia tan rica y compleja fue la que llevó a escritores, críticos y profesores a presentar al mundo, en negro sobre blanco los distintos y múltiples perfiles de esta autora, quien, como dijo su hermana Ana Martín Gaite- guardiana de su legado- "era una escritora de literatura fantástica, no hacía realismo costumbrista como dicen muchos. Ella murió buscando la magia".

"Del libro o de las jornadas hay que destacar varios puntos importantes -explica a Efe José Teruel-, se muestran sus múltiples intereses intelectuales, sus investigaciones sobre el XVIII, su estudios sobre Teresa de Jesús. Se interesa por el pasado siempre desde su experiencia generacional, pero no por lo dado de afuera, sino desde dentro y siempre buscando nuevas formas expresivas como el 'collage'. Carmen luchó contra el tiempo que le tocó vivir, rectificó la educación recibida durante el primer franquismo".

"Fue, junto a Rosa Chacel y María Zambrano, paradigma de mujer de letras, porque lo convirtió todo en letra escrita", subraya.

Doctora en Filología Románica, con la tesis sobre Usos amorosos del XVII, dejó todo para dedicarse a la literatura, amiga de Ignacio Aldecoa, Agustín García Calvo, José Agustín Goytisolo, la autora se casó con Rafael Sánchez Ferlosio, con el que tuvo su única hija, Marta, y del que luego se separó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento