Ébola en Liberia
Una enfermera siendo desinfectada en Liberia, tras preparar varios cadáveres del virus del Ébola para ser enterrados. Ahmed Jallanzo / EFE

La hermana Catherine, de la misma congregación del religioso español Miguel Pajares infectado por ébola, ha pedido este miércoles que trasladen a todos los miembros de la congregación que se encuentran con el español ante el riesgo que corren sus vidas.

Cuando hablas con él no sabe contestar ni a las preguntas "Estamos pidiendo salir todos de aquí, es verdad que él (Miguel Pajares) es español pero cómo lo van a sacar a él y a nosotros nos van a dejar aquí, vamos a morir todos", ha asegurado Catherine en declaraciones a Cope, preocupada ante la situación en la que se encuentran.

La religiosa ha insistido en que "todos" están en riesgo. "Nos han dicho que tenemos que quedarnos en nuestras habitaciones, no podemos salir, y que nos van a poner medios para ayudarnos", ha explicado.

Sobre el estado del sacerdote español ha explicado que "anoche no comió porque no quiso" y se encuentra desorientado. "Cuando hablas con él no sabe contestar ni a las preguntas, se va y viene como un poco perdido". Igualmente ha explicado que la hermana Chantal Pascaline, también infectada, se encuentra "muy mal".

La situación de Miguel Pajares es "crítica"

Por su parte, el médico Mikel Tellaeche, actual director gerente del Hospital Aita Menni, muy unido al Saint Joseph's Catholic Hospital de Monrovia, donde permanece el religioso español Miguel Pajares, enfermo de ébola, ha explicado que la situación de éste "es crítica".

Tellaeche, en declaraciones a la Ser, ha asegurado que la atención en Liberia ha sido la correcta pero que "los medios son limitados y en España se le tratará mucho mejor".

En cuanto a la tardanza en la repatriación, el médico ha asegurado que los "trámites han sido lo más ágiles posibles" pero realizar una repatriación "no es fácil por la organización de los medicos y las trabas burocráticas en el país de origen".

Sobre el traslado de las otras dos religiosas enfermas que se encuentran con el sacerdote español, ha reconocido que "lo lógico sería poder trasladar a todos". "Entendemos que así será, pero no está en nuestras manos", ha asegurado el médico español.