Los vecinos del edificio histórico de 'Sotileza', en Castro Urdiales, que este sábado sufrió un incendio que duró casi siete horas, desde las 14.00 hasta las 21.00, han comenzado a entrar en el inmueble acompañados por los Bomberos para la retirada de algunos efectos.

Durante la entrada al inmueble, una vecina ha sufrido una crisis de ansiedad que no remitía y ha tenido que ser trasladada por la DYA al Hospital de Laredo, según ha informado en Twitter el Servicio Emergencias Castro Urdiales.

Tras ser extinguido anoche el incendio, se cortó el suministro de las viviendas, en las que no pudieron quedarse los vecinos.

Emergencias Castro, integrado por el servicio municipal de Bomberos y Protección Civil, la DYA-Samur, Cruz Roja, Policía Local y Guardia Civil, recibieron ayer el aviso del fuego sobre las 13.56 horas.

Sus efectivos se trasladaron al inmueble, rehabilitado hace unos años para viviendas y apartamentos, para desalojar a los vecinos y comenzar con las labores de extinción.

Al parecer, el incendio en el edificio, ubicado en las proximidades de la playa de Brazomar, se originó en una de las vivienda en la que una mujer había dejado cocinando algo al fuego, marchándose a otra parte de la casa.

El edificio, tipo palacete, cuenta con tejados a 2, 3 y 4 aguas, y está dividido en 18 viviendas.

El fuego, colapsó parte de la cubierta. La construcción contaba con edificación bajo cubierta que, en consecuencia, ha quedado también inutilizada en la zona afectada.

Según el 112, las dos viviendas más afectadas han sido, por un lado, en la que se originó el incendio y la inmediatamente inferior. Los pisos inferiores únicamente presentan daños colaterales de la extinción del fuego.

El inmueble estaba completamente restaurado con la estructura de madera tratada con químicos específicos para otorgar durabilidad a este material, lo que "dificultó las labores de extinción".

Durante las labores de extinción, fueron atendidos ocho bomberos, siete por golpes de calor y uno con "heridas leves" tras caerle un cascote. Este último fue trasladado a la clínica intermutual de Bilbao.

Aparte de a los bomberos, la DYA tuvo que atender a varios vecinos por cuadros de nervios. De hecho, una mujer que residía en el edificio ha sido llevada al centro de salud de Castro Urdiales con hipertensión. Sin embargo, ninguno de los vecinos ha tenido que ser atendido por inhalación de humo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.