Una fuente hospitalaria y un residente dijeron que seis personas, entre ellas dos niños y una mujer, murieron en el ataque con misiles contra una casa en el centro de la ciudad, a 180 km al sur de Bagdad.

El portavoz del ejército estadounidense, teniente general Scott Bleichwehl, dijo que una persona murió cuando un avión de combate disparó contra unos hombres armados que transportaban lanzaderas de misiles.

'El enfrentamiento se inició por una información suministrada por un ciudadano local. Teníamos la confirmación visual de que era un objetivo hostil. No hubo daños colaterales', dijo.

Las tropas iraquíes y de EEUU lanzaron el viernes al amanecer la operación Black Eagle (Águila Negra) para restaurar la autoridad del gobierno sobre una ciudad donde las milicias chiíes son una presencia poderosa y temida, sobre todo el Ejército Mehdi del clérigo chií Moqtada al Sadr, de quien el Pentágono dice que es la mayor amenaza para la paz en Irak.

El gobierno dijo esta semana que iba a extender a otras ciudades el operativo de seguridad entre EEUU e Irak que comenzó en Bagdad hace dos meses para frenar el peligro a una guerra civil sectaria.

Diwaniya fue escenario de graves enfrentamiento entre las fuerzas de Estados Unidos e Irak y los milicianos en los últimos meses. En octubre, 40 personas murieron en los combates en las calles.

MUEREN DOS SOLDADOS ESTADOUNIDENSES

El ejército de Estados Unidos dijo que dos de sus soldados murieron el viernes a causa de la explosión de dos bombas en sendas carreteras en el este y el oeste de Bagdad.

En Diwaniya, los enfrentamientos del sábado se concentraron en cinco distritos centrales y los combatientes contestaron con bombas junto a las carreteras y con granadas, dijo una fuente del ejército iraquí.

Al norte de Bagdad, hombres armados protagonizaron el último de una serie de secuestros masivos, capturando a 10 personas que viajaban en un minibús cerca de Himreen, 100 kilómetros al sur de Kirkuk, dijo la policía.

Un coche bomba suicida también dejó cinco muertos en un ataque contra un puesto de control de las fuerzas de seguridad cerca de Samarra, al norte de Bagdad.

La violencia continúa mientras el ministro de Asuntos Exteriores de Irak, Hoshiyar Zebari, anunció que en la primera semana de mayo se realizará una reunión ministerial en Egipto, en la que participarán Irak, sus vecinos y las potencias mundiales, para discutir la manera de estabilizar el país.

La reunión, una ocasión poco habitual para que Washington y sus adversarios Irán y Siria se sienten en la misma mesa, es el resultado de unas conversaciones previas celebradas en marzo.

Zebari también dijo que, al mismo tiempo, se celebrará una conferencia internacional para un plan de cinco años por la reconstrucción de Irak. *.