La familia del supuesto gemelo robado al nacer en el Hospital Provincial en 1985 ha anunciado este viernes que presentará alegaciones al auto emitido por el Juzgado de Instrucción número cuatro de Córdoba, en el que se cuestionan las pruebas de ADN presentadas por la familia Cepas y que sirvieron para reabrir el caso, que investiga dicho juzgado.

En declaraciones a Europa Press, la portavoz de SOS Bebés Robados, María José Cepas, que es hermana del bebé supuestamente robado, ha reaccionado así después de que el juez que investiga el caso haya levantado parcialmente el secreto de las actuaciones y haya señalado en un auto, según ha informado 'Diario Córdoba', que las diligencias practicadas hasta ahora arrojan "serias dudas" sobre el informe de exhumación y de ADN que realizó de forma privada la familia Cepas, cuestionando incluso .

Ante esto, María José Cepas ha señalado que "el laboratorio que hizo las pruebas está acreditado" y llegó a la conclusión de que los restos que se exhumaron de la tumba donde supuestamente se enterró al gemelo fallecido de Andrés Cepas (hermano de María José) corresponden, no a un recién nacido varón, sino a una niña de entre siete y ocho meses de gestación, cuyo perfil genético no se correspondía con el de la madre del gemelo ni con el de su hermano, lo que llevó a la familia a denunciar el presunto robo del gemelo en el momento de su nacimiento.

Sin embargo, en su auto, el juez ha señalado que las diligencias que se han practicado "no han permitido confirmar dichos extremos, sino que más bien plantean serias dudas" y, además, se ha constatado la "imposibilidad absoluta" de recuperar la historia clínica referente al parto doble, respondiendo a este respecto María José Cepas que, "efectivamente, no aparece documentación para acreditar que nacieron gemelos, pero sí que hubo consultas previas y ecografías, y lo que también puede hacer el juez es llamar a declarar al ginecólogo".

Por último, María José Cepas no entiende como puede cuestionarse también por el juez la documentación del cementerio, en la que se afirma que la tumba abierta era la del gemelo fallecido de su hermano Andrés. El auto afirma que, de la documentación del cementerio de San Rafael no puede obtenerse una información "absolutamente fiable", ya que la sepultura abierta pudiera haber albergado más restos de los que oficialmente contenía, dando lugar a una "posible contaminación de muestras".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.