La Confederación de Asociacions Empresarials de Balears (CAEB) ha considerado que plantear una convocatoria de huelga en Emaya a partir del 22 de julio, tal y como ha hecho el Comité de Empresa de la empresa municipal de limpieza del Ayuntamiento de Palma, "es una absoluta irresponsabilidad que atenta contra el interés común, que es, además de atender las necesidades de los ciudadanos y empresas, cuidar la imagen de la puerta de entrada de Mallorca como destino turístico en el momento clave de la temporada".

La CAEB apunta que "pretender chantajear al destino turístico con imágenes que fácilmente se extenderían por el extranjero, como las protagonizadas el año pasado en Madrid, no lleva a ningún sitio, pues podría dañar seriamente al sector turístico y del comercio y a la misma Administración Pública, agravando el problema de sostenibilidad económica al que se enfrentan en los últimos años".

En este sentido, la Confederación pide a las partes, y especialmente al Comité de Empresa, que hagan un "esfuerzo" para despejar cualquier posibilidad de huelga en temporada alta en la reunión que está prevista que tenga lugar el próximo día 14 de julio en el Tribunal de Arbitraje y Mediación (TAMIB), y que se impliquen en trabajar juntos para "dar una imagen impecable de una ciudad que aspira a que su casco histórico sea declarado Patrimonio de la Humanidad".

"Si queremos lograr un mejor nivel de vida y mayores ingresos per cápita, tenemos que mejorar nuestra imagen, no deteriorarla con huelgas de ningún tipo", apunta la confederación empresarial, que además ha ofrecido su "capacidad de mediación" para desactivar esta huelga.