Una guía de rutas y un cuaderno de campo recopilan los senderos y "tesoros" paisajístico, naturales y arqueológicos del Monte Dobra. Ambos documentos, elaborados por las 26 personas que han participado en los últimos seis meses en la Iniciativa Singular de Empleo 'Torrelavega Verde', se destinan a los excursionistas que quieran recorrer alguna de las cuatro rutas que existen en esta sierra y conocer el terreno que pisan, y también a escolares.

'La Guía de Rutas y Senderos; destino Dobra' y el 'Cuaderno de Campo; objetivo Dobra' han sido presentados este viernes por el concejal de Empleo, Javier López Estrada, y el de Medio Ambiente, José Luis Urraca Casal, que han coincidido en que se trata de "una herramienta útil y ágil" para las personas que hagan rutas por el Dobra y deseen conocer el terreno qué pisan, los senderos y los tesoros paisajísticos, naturales y arqueológicos que aguardan en esta sierra junto a la que se enclava Torrelavega.

Se trata de dos trabajos muy completos. La Guía contiene todas las rutas y senderos que se pueden realizar por el Dobra recorriendo su riqueza natural y arqueológica.

RUTAS

La primera Ruta que se indica es la de La Capía, de dificultad media y una duración de 4 horas y 7 kilómetros, que atraviesa la Cabaña Pasiega de 'La Breña', el calero de la Peña del Ramo y el dolmen, y ya en la cima de La Capía se encuentra la inscripción a Júpiter y el ara de erudino, descubierta por el historiador Hermilio Alcalde del Río que según ha explicado López Estrada, se trata de un ara votiva, de época romana, consagrada al dios indígena Erudino, que "nos ha ayudado a conocer como eran los asentamientos romanos en Cantabria". Ene este sentido, ha recordado que, a pesar de que el asentamiento en Cantabria se produjo en el 60 antes de Cristo, en el 20 después de Cristo hay inscripciones a los dioses indígenas.

En esta ruta también se puede ver la muralla de 50 metros de largo y el bosque autóctono, con castaños, abedules avellanos, sauces y robles, entre otras especies.

La segunda ruta es la del Sumidero de las Palomas, con una dificultad media, dos horas de duración, y una distancia de 3,6 Kilómetros y cuyo punto de partida es el collado de los Navardoyo.

Comienza dirigiéndose hacia el parque de la Fuente de las Palomas y la Cueva del Sumidero de las Palomas, con pinturas rupestres de valor arqueológico. Una vez aquí, se toma una pista por la que se desciende hasta llegar al Cerro de Jarramaya, un punto importante en la Sierra del Dobra durante la romanización, que por su estructura, se cree que pudiera tratarse de un pequeño campamento romano durante las Guerras Cántabras. De ahí se dirige al pico del Cueto.

La tercera ruta es el Castro de las Lleras con una dificultad baja, y una duración de veinte minutos, que parte del pueblo de Sopenilla, municipio San Felices de Buelna, y por una pista asfaltada de 1,8 Kilómetros se llega a este lugar .

Y la cuarta ruta, Los Castros, tiene una duración de 4 horas, una dificultad media alta, y una distancia de 5,8 Kilómetro, cuyo punto de partida es Cruce de Jarrajoz, atravesando el Castro La Varizas, y el Castro de Pico L'oro, que se sitúa en un cráter de dolina de escasa profundidad, declarado Bien de Interés Cultural.

Cuaderno de campo

En cuanto al Cuaderno de Campo, se trata de una guía sobre el tipo de paisaje de la sierra, se indican y hace un breve reseña de los lugares más importantes, como La Fuente de las Palomas, La Capía o Los Castros.

Además, en sus 70 páginas, presentadas a modo de cuadernillo de notas, fácil de leer, se cuenta quiénes se asentaron en la sierra y la huella humana a lo largo de la historia. Se habla de la flora y fauna que predomina en este entorno natural y, en general, de todas aquellas cuestiones que permiten al senderista conocer el terreno que pisa.

Como puntos muy importantes de la sierra destacan los castros, de la Edad del Hierro, asentamientos de campaña romanos, un amurallamiento de un 1,4 Kilómetros de largo, inscripciones sagradas, un trozo de piedra labrada que "simboliza y ha valido para comprender el asentamiento que tuvo el imperio romano en Cantabria", ha indicado López Estrada que ha reconocido sentirse "muy satisfecho con el trabajo que se ha realizado".

También el concejal de Medio Ambiente ha reconocido el "excelente" trabajo llevado por el equipo, con quienes hemos estado en la sierra en varias ocasiones, recordando que, además de todas estas actuaciones, se han llevado a cabo labores de reforestación de especies autóctonas.

"Creo que el resultado es muy positivo porque da a conocer los tesoros que alberga el Dobra y su sierra, de tipo etnográfico, histórico, cultural, y natural y consigue que, este monte tan singular y cercano a nuestra ciudad, deje de ser un desconocido", ha resaltado el edil, que ha explicado que el trabajo está dirigido a excursionistas y también a escolares, pues tiene un "alto valor didáctico". Además, permite acercarse a este lugar desde diversas rutas, realizar diferentes itinerarios, y en definitiva, poner en valor un territorio, que en su opinión, es "el más singular que tenemos".

Las tres técnicos que han coordinado los trabajos y participado en el diseño de los mismos, Cristina Gómez, Begoña Sánchez y María José Rotella, han explicado que ha sido "muy difícil" recabar, compilar y sintetizar toda la información que estaba "muy dispersa" sobre el Dobra.

"Con la documentación que tenemos podríamos escribir un libro", ha comentado Gómez, que ha explicado que los trabajos no solo han consistido en estas dos guías, sino también en trabajos de acondicionamiento y mejora en el entorno, como la Fuente de las Palomas, o el campamento romano de Jarramaya.

Las tres han agradecido al Ayuntamiento que "se nos diese la oportunidad de participar en este proyecto que hemos realizado un equipo multidisciplinar con distintas titulaciones, que nos hemos compenetrado muy bien y, por eso, lo que presentamos hoy, es el fruto de ese trabajo".

Si bien durante estos seis meses, han realizado distintas actuaciones, todas ellas, ha afirmado Gómez, han ido encaminadas a un fin común: la potenciación de la Sierra del Dobra, y otras áreas como la Viesca y el corredor verde, en el que también se han realizado algunas actuaciones y, asimismo, se han realizado actividades con centros escolares "para inculcarles el respeto y el valor que le deben dar a la sierra".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.