El ex portavoz municipal de IU-LV en el Ayuntamiento de Gijón, Jorge Espina, y la concejala Libertad González, han oficializado este viernes en el Pleno la renuncia a sus cargos como ediles, ambos con reproches a la dirección política de IU-Xixón y a la "cruenta batalla interna que siempre es la tabla de salvación de lo más mediocre y vil de cualquier organización".

"En ese momento había una página en mi vida que hoy voluntariamente cierro sin que nadie me lo haya pedido y sin que nadie me haya echado, para defender la dignidad de este sillón y de mí mismo", ha señalado después de aludir a su acceso hace 3 años y un mes a su cargo de concejal, después de encabezar una candidatura que obtuvo el segundo mejor resultado de historia de la alternativa de izquierdas, con 16.000 votos, tal como ha recordado.

"Todo un honor venir a representar institucionalmente unas ideas que sigo pensando que son las que pueden hacer avanzar a la inmensa mayoría en esta injusta sociedad que vive la mayor crisis económica de las últimas décadas con cifras de desempleo y desigualdad social que debería escandalizarnos a todos", ha asegurado. Ha destacado, asimismo, que ha podido comprobar, pese a las diferentes perspectivas políticas, el interés sincero para tratar de mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía.

Ha apelado a su militancia en IU desde los 18 años y ha recalcado, también, que él fue elegido por el 96 por ciento de la militancia en una asamblea, "y no ninguna espicha ni cordera", ha apostillado, para matizar que "no se maniobró para componer una voluntad a media de nadie".

"Me voy para que este sillón no se vea salpicado por la impúdica lucha por el poder en la que algunos se han instalado lamentablemente", ha indicado, para añadir que también se va para que no se vea el cargo de concejal salpicado "por el mayor cinismo, hipocresía y falsedad que uno haya visto jamás".

En este punto, ha aludido a quien firmó un artículo en un periódico, con referencia al actual portavoz municipal de IU-LV Francisco Santianes, del que ha dicho que, sin respetar su dura situación personal -la enfermedad de su padre, recientemente fallecido—, llevó a cabo una operación de desprestigio público y personal contra él para después alzar la voz para lamentar su marcha y la de Libertad González.

Por todo ello, ha asegurado que se va "para poder seguir mirando a los ojos a esos miles de ciudadanos a los que este cargo pertenece, porque este sillón no es mío, mucho menos de cuatro o cinco notables de cualquier presidencia", que, según él, ni siquiera se han presentado a unas elecciones. Espina ha dejado claro que pertenecer a los 16.000 votantes de IU-LV.

Con la cabeza alta y las manos limpias

"Me voy como vine, con la cabeza alta y las manos limpias", ha insistido antes de señalar que vuelve a su plaza de profesor de instituto y rodeado de quien le quiere. "Doy un paso atrás para tomar impulso porque nunca dejaré de luchar por lo que creo", ha adelantado, al tiempo que ha expresado su agradecimiento para sus compañeros de Corporación, en especial la alcaldesa, Carmen Moriyón, y los portavoces de cada grupo, con los que ha tenido una relación "más estrecha" por motivos de trabajo, a los trabajadores municipales, y a los de muchas empresas a los que ha tratado de ayudar en estos años.

Pero muy especialmente, ha expresado su agradecimiento a su compañera Libertad González "porque a ti si te puedo nombrar como lo que eres, una compañera", ha apostillado. Por encima de todos, ha dado las gracias a su padre, quien acaba de fallecer, ya que con sus sacrificios personales para que tanto su hermana como él pudieran estudiar, fue posible que ocupara el cargo de concejal. "Gracias a él soy lo que soy, gracias a mi padre", ha concluido.

También ha tomado la palabra Libertad González, quien tras mostrar agradecimientos a los trabajadores municipales por la ayuda prestada, al tejido asociativo, a los votantes y a sus compañeros de la Corporación, ha incidido en que no se siente "con ganas" para seguir desempeñando su labor.

Es más, ha asegurado que para ella sería defraudar a los votantes el seguir sentada en un sillón después de que los ataques personales hayan sido frecuentes. Ha recordado también a su padre, que fue preso político y le transmitió la necesidad de defender los ideales en los que cree. "No es un adiós, sino un hasta pronto", ha señalado para remarcar que "siempre seguiré siendo militante".

Tras ambas intervenciones, la alcaldesa gijonesa ha agradecido el trabajo desempeñado en estos tres años por Espina y González, en representación de todos los gijoneses, de los que votaron a IU-LV y los que no. A ambos les ha deseado también lo mejor en sus vidas profesionales y personales.

Por su parte, el portavoz de IU-LV, Francisco Santianes, durante su intervención en el siguiente punto del Orden del Día, ha querido aprovechar para dar las gracias a los concejales dimisionarios por el trabajo que han realizado en el desempeño de su cargo. Eso sí, ha dejado claro que dimitieron "voluntariamente", algo que la organización política respeta.

Consulta aquí más noticias de Asturias.