La organización ecologista WWF saluda que la Junta de Andalucía se haya comprometido a no conceder las autorizaciones necesarias para el proyecto de almacén subterráneo de Gas Natural de Doñana hasta que no reciba por parte de la empresa una serie de estudios requeridos al respecto por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Así figura en una carta remitida a la organización por parte de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, que apunta que la "Comisión ha decidido proceder al cierre de la investigación en este punto, sin perjuicio de que se efectúe un seguimiento de la autorización administrativa de estos permisos a fin de garantizar el cumplimiento de la legislación ambiental de la Unión Europea".

En este sentido, el departamento que dirige María Jesús Serrano ha señalado a Europa Press que "no se pronunciará" hasta que tenga en su haber los estudios requeridos a la empresa, entre otros, "uno sobre el impacto acumulativo de los distintos proyectos y un estudio sismológico", señalan.

En un comunicado, WWF España felicita a la Junta Andalucía por su decisión de "no permitir" que Doñana se convierta en un campo gasístico y almacén de hidrocarburos, y ser consecuente con su deber de proteger este espacio único, así como por dar cumplimiento a la Resolución de la Unesco de junio de 2014, que desaconseja la autorización de permisos para almacenar gas en este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad.

El secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, ha manifestado que "no van a permitir que nadie ponga a Doñana en peligro y por eso pedimos a Gas Natural-Fenosa que abandone definitivamente este peligroso proyecto" y ha añadido "esta Resolución demuestra que tras una DIA favorable se puede parar un proyecto, y que las Autoridades Europeas, ante información veraz que revela una amenaza al medio natural, se decantan por su protección".

En dicho comunicado, la organización ecologista recuerda en enero de 2013 WWF España "inició una intensa campaña" para proteger Doñana ante el proyecto gasístico promovido por Petroleum Oil & Gas España, filial de Gas Natural-Fenosa. El proyecto planteaba la creación de 14 pozos de extracción de gas, 20 kilómetros de nuevos gasoductos y el almacenamiento subterráneo de hidrocarburos en el espacio protegido más emblemático de nuestro país.

Entonces, añade, "más de 10.000 personas firmaron una carta abierta de WWF al expresidente Felipe González, entonces consejero de Gas Natural-Fenosa, solicitándole que pusiera freno al nuevo proyecto que amenazaba Doñana".

El 11 de febrero de 2013, WWF España presentó una queja ante la UE contra la Declaración de Impacto Ambiental emitida por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que declaraba ambientalmente viable el proyecto Marismas Oriental, por entender que la autorización de estos permisos de investigación, explotación y almacenamiento de hidrocarburos en Doñana "se había otorgado sin evaluar adecuadamente el impacto acumulativo de los proyectos, ni tener certeza de su no afección a la integridad de la red Natura 2000, y vulnerando varias directivas europeas".

Además, WWF denunció la inexistencia de estudios de sismicidad que descartaran los riesgos y graves temblores ocurridos con el almacén de gas subterráneo de Castor en Tarragona.

Como consecuencia de la queja de WWF España la Comisión Europea abrió un expediente y solicitó información a las autoridades de nuestro país, pero al no estar conforme con las respuestas recibidas procedió a la apertura de un expediente de infracción contra España.

WWF España ha recibido ahora la Resolución de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea en la que se informa a la organización de que, requeridas las autoridades españolas, estas habían alegado que los permisos todavía no estaban concedidos y que a pesar de existir DIA positiva la Junta Andalucía ha manifestado que "no se concederán hasta que no se haya efectuado una valoración adicional".

Consulta aquí más noticias de Huelva.