Menores indocumentados EE UU
En Estados Unidos se han sucedido los actos en apoyo a los menores indocumentados que cruzan las frontera en busca de sus familias. EFE

La mayoría de los 52.000 menores centroamericanos que ingresaron a EE UU ilegalmente desde octubre de 2013 ya se encuentran con miembros de su familia en el país, pero siguen en proceso para determinar si son deportados, informó este jueves la Administración de Niños y Familias del Departamento de Salud.

"En el año fiscal 2014 (1 de octubre del 2013 a la fecha) el 96 % de los menores del programa de Niños Inmigrantes no Acompañados, 49.567, han sido entregados" a familiares, dijo Kenneth J. Wolfe, portavoz de la Administración de Niños y Familias del Departamento de Salud (HHS).

Debido a la crisis por la entrada de niños  centroamericanos se abrieron tres albergues temporales en el paísDesde el momento en que son liberados y entregados a sus familias, los menores son citados para comparecer ante una corte judicial que decidirá sobre su permanencia o no en Estados Unidos.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) señaló que no tiene cifras de los inmigrantes liberados en los últimos dos meses que se hayan presentado a sus oficinas para continuar el proceso de deportación.

Los menores son en su mayoría originarios de Guatemala, El Salvador y Honduras. También se han reunificado menores de México, Ecuador y otras nacionalidades.

Según Wolfe, debido a la crisis por la entrada masiva de niños centroamericanos se abrieron tres albergues temporales en el país: la Base Lackland, en San Antonio, Texas; la Base Naval Port Hueneme en Ventura, California, y Fort Sill, en Oklahoma. Estos lugares estarán en servicio por 120 días, que es el plazo que autorizó el Departamento de Defensa.

Más de cien albergues permanentes

HHS tiene alrededor de 100 albergues permanentes que generalmente están ubicados en ciudades cerca de la frontera.

Tan sólo de la base de Ventura, California se han reunificado más de 500 menores durante las últimas tres semanas, según las autoridades.

Después de ser detenido por las autoridades migratorias son trasladados a los albergues para esperar a que un miembro de su familia tome su custodia.

De acuerdo con el ICE los inmigrantes que estaban siendo liberados en estaciones de autobuses en Arizona trasferidos de Texas deberían presentarse en un plazo de 15 días en la oficina de ese organismo más cercana a su lugar de destino.