Los usuarios de Sant Joan Despí, Cornellà, L’Hospitalet, El Prat, Barcelona, Montcada i Reixac, Ripollet, Sant Adrià, Badalona y Montgat
 24

euros

cuesta el Abono Mensual de Renfe para la Zona 1. Da opción a dos viajes diarios
que viajan entre estas ciudades podrían ahorrarse 30 céntimos cada vez que compran un Bonotren, que cuesta 6 euros, pero están obligados a comprar una T-10, que ahora cuesta 6,30 euros.

 En el caso de las personas que sólo cogen el tren para ir y volver de casa al trabajo cada día y que no necesitan un abono del sistema tarifario integrado, les sería más cómodo y económico comprar el Abono Mensual de Renfe que cuesta 24 euros. Pero no pueden. Sólo les quedan dos opciones: comprar la T-10 una
 40,75

euros

cuesta la T-Mes, que permite hacer todos los viajes que se quiera en un mes

vez por semana o la T-50/30, que les permite hacer 50 viajes durante 30 días consecutivos y que cuesta 26,25 euros.

El abono mensual de la ATM, la T-Mes, vale 16,75 euros más que el Abono Mensual de Cercanías (ver datos comparados), aunque es más barato que el Abono 2000, que con las mismas condiciones que la T-Mes  vale 32,30 euros. Un auténtico galimatías en el que el usuario del transporte sale perjudicado.

 

Ya hace tres años que sucede

Renfe adoptó esta medida en abril de 2002 cuando la compañía llegó a un acuerdo con la Autoritat del Transport Metropolità para que el servicio de Cercanías se incluyera en la integración tarifaria. La ATM perdería una buena tajada si fuera posible comprar un Bonotren en vez de una T-10 para viajar por la zona 1, ya que es su abono más utilizado, con 437 millones de validaciones durante el año 2004.