El Comité de Programas de la Agencia Espacial Europea ha seleccionado formalmente como misión L2 al Advanced Telescope for High Energy Astrophysics (ATHENA), que será lanzada en 2028 y cuyo coste asciende a mil millones de euros. Athena es un gran observatorio de rayos X propuesto por un equipo internacional co-liderado por investigadores del Instituto de Física de Cantabria (IFCA) en el que participan investigadores de varios centros españoles.

Así, a partir de 2028 la misión Athena permitirá escudriñar el espacio para entender mejor, entre otras cosas, la formación de las grandes estructuras cósmicas que vemos en el Universo o el crecimiento los agujeros negros gigantes en el centro de las galaxias, estrellas de neutrones, restos de supernovas, estrellas activas o incluso atmósferas de planetas del sistema solar.

Athena se convertirá en el mayor y más potente observatorio de rayos X, que podrá ver y estudiar en detalle esa mitad de la materia ordinaria del Universo, cuyas elevadas temperaturas la hacen invisible a otros tipos de telescopios.

La misión Athena ha sido concebida y propuesta por un equipo internacional, liderado por 7 científicos europeos, entre ellos Xavier Barcons, profesor de investigación del CSIC en el Instituto de Física de Cantabria (CSIC-UC).

Esta misión se lanzará en 2028, situando el observatorio de rayos X Athena a un millón y medio de kilómetros de la Tierra, en torno al denominado punto de Lagrange L2.

Desde allí, el telescopio obtendrá imágenes de alta resolución en rayos X de gran variedad de objetos cósmicos, que serán enfocadas sobre dos instrumentos de tecnología puntera que se desarrollarán en centros de investigación europeos, incluyendo España.

Durante los próximos 4 años deberán despejarse los retos tecnológicos asociados a la construcción de una misión con prestaciones tan avanzadas.

Barcons explica que entre las áreas en las que se desplegará una vigorosa actividad de I+D están la propia óptica del telescopio, cuyas superficies reflectoras a los rayos X se basan en láminas de Silicio; la cadena de refrigerado, que tiene que asegurar que uno de los detectores estará a tan solo 50 milésimas de grado por encima del cero absoluto (273 grados centígrados bajo cero), o los sensores, que serán capaces de medir con enorme precisión la energía depositada por todos y cada uno de los fotones de rayos X que capte el telescopio.

El coste de la misión para la ESA será de unos 1.000 millones de Euros, a los que hay que añadir unos 300 millones más que los estados europeos aportarán a sus centros de investigación e industrias para desarrollar y construir los instrumentos de observación.

Está todavía en discusión la posible participación de otros socios internacionales como NASA o JAXA (agencias espaciales de EEUU y Japón, respectivamente).

El investigador destaca que el desarrollo y construcción de Athena durante los próximos 14 años ofrecerá amplias oportunidades a la industria espacial española y también a los centros de I+D, particularmente en el desarrollo de sensores, del procesado de eventos a bordo o del criostato dentro del que se instalará uno de los dos instrumentos.

En paralelo, los astrónomos españoles se prepararán —en competencia y cooperación con sus colegas europeos— para la explotación científica de este observatorio espacial único.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.