Manos Limpias, personada como acusación popular en el caso de las presuntas facturas falsas de UGT-A para cursos de formación, ha anunciado este miércoles que solicitará al juez de Sevilla que instruye este caso la suspensión cautelar de las subvenciones otorgadas por la Junta de Andalucía al sindicato.

En un comunicado de prensa, Manos Limpias ha pedido además el cese del secretario general de UGT, Cándido Méndez, como "máximo responsable en el fraude de los cursos de formación, de los ERES de Andalucía y de las facturas falsas".

El sindicato Manos Limpias "ha venido denunciando con hechos concretos ese fraude masivo de facturas, que ha supuesto, entre otras cosas, una financiación ilícita con fondos públicos", denuncias que recayeron en varios juzgados de Instrucción de Sevilla aunque finalmente se acumularon todas en Instrucción 9.

Además, Manos Limpias "ha venido solicitando la suspensión cautelar de las subvenciones de la Junta de Andalucía a UGT-A, circunstancia esta que dado los últimos acontecimientos se debería producir", por lo que el sindicato "está preparando el escrito para presentarlo" en el Juzgado a tal fin.

Las denuncias de manos limpias

En el Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla recayó la primera denuncia formulada por Manos Limpias el 13 de agosto de 2013 contra los dirigentes de UGT-A por "falsear facturas para pagar pancartas y publicidad para la huelga general de 29 de septiembre de 2010, cuando los fondos tenían una finalidad de formación para desempleados", y "pagar con fondos finalistas de formación para desempleados gastos de funcionamiento".

El resto de ampliaciones de denuncias interpuestas por Manos Limpias, finalmente, se han acumulado a esta primera, iniciando el juez Juan Jesús García Vélez una investigación en la que trata de esclarecer el "desvío" de fondos de formación "y otros" por parte del sindicato UGT.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.