El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos ha reivindicado la "oportunidad" de diseñar una estrategia nacional en torno al agua, "consensuada desde abajo y en la que las diputaciones tengan mucho que decir", según ha puesto de manifiesto durante su intervención en las jornadas organizadas por el Grupo Joly y Acciona.

"La gestión del agua es una cuestión estratégica, que considero debe planificarse con vistas a los próximos treinta años. Tenemos ante nosotros la oportunidad de trabajar sobre un modelo de suministro que, en sus ámbitos provincial, autonómico y nacional, sea diferenciador y de talante municipalista", añade, incidiendo en la "oportunidad de diseñar una estrategia nacional en torno al suministro y al abastecimiento, no impuesta, consensuada desde abajo, donde las diputaciones tengamos mucho que decir".

Villalobos ha reiterado su visión de un modelo municipalista de la gestión del ciclo integral del agua, "centrada en las personas, no en el coste, aunque esto no nos exima de cumplir ratios y exigirnos eficiencia, y apoyado en dos pilares: regulación y concertación".

Durante su intervención, ha analizado el escenario actual de la gestión del agua, "un servicio que se presta, generalmente, de forma mancomunada por los ayuntamientos y consorcios, hoy por hoy muy condicionados por una Ley de Reforma Local, que asigna a las diputaciones un papel fiscalizador y garante del coste efectivo del suministro y depuración de aguas en los pueblos sevillanos".

Villalobos ha retado a los municipalistas a "dar un salto sobre esa visión reduccionista, que consiste en no considerar un bien universal y un derecho humano desde una óptica economicista, de coordinar para cuadrar las cuentas, sino que coordinemos para regular la prestación del servicio en clave pública y, desde ahí, garantizar el agua a nuestros vecinos".

Momento de regular desde el diálogo y la concertación

Según Villalobos, en la actualidad "no hay regulación" que estandarice la prestación del servicio de agua a los usuarios, "de ahí las enormes desigualdades que aún persisten y que fue la razón, en su momento, para que la Diputación creara el Consorcio Provincial de Aguas, el embrión de un regulador del recurso desde el ámbito público, aunque, ahora, necesitamos acometer de lleno la regulación, bajando hasta la aplicación más concreta de las cuestiones y sin permitir la interferencia de los intereses creados".

El presidente de la Diputación apuesta por una fórmula que denomina "responsabilidad compartida en la regulación". "Se trata de hacer descansar en la malla pública de las instituciones la regulación de todo lo relacionado con el ciclo integral del agua de nuestros municipios. Primero, concertando con los ayuntamientos el abordaje de la cuestión. Segundo, homogeneizando pautas de acción con el resto de diputaciones y con la Junta de Andalucía", añade.

Villalobos considera que Andalucía "puede y debe diferenciarse en sus políticas de agua desde una clave progresista, fijando a la persona como el centro de toda la estrategia en torno al recurso, sin que ello signifique obviar la intervención privada en la gestión del agua". "La empresa privada debe participar mediante contratos de servicios, sin cuestionar la gestión pública, y, siempre, bajo la supervisión directa y permanente de lo público", sentencia.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.