Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarticulado un grupo organizado dedicado al tráfico de cocaína y hachís que operaba desde la isla de Mallorca. Ésta es la última fase de una operación que ha conducido a la desarticulación de tres organizaciones de traficantes y a la detención de un total de 25 personas.

El dispositivo policial se inició hace un año de forma conjunta por ambos cuerpos y ha permitido la incautación de 10 kilogramos de cocaína, 200 kilogramos de hachís, más de 22.000 euros en efectivo, además de cuatro vehículos intervenidos. Esta última fase de la denominada 'Brasada Code' ha culminado con la desarticulación de una banda que se dedicaba a la distribución de cocaína y hachís a nivel internacional.

En total, se han realizado nueve registros en la isla de Mallorca (uno Pollensa, otro en Algaida y el resto en Palma de Mallorca, -tres de ellos en Son Banya-). En esta última actuación policial se ha detenido a nueve personas e incautado unos 20.000 euros, 70 gramos de cristal, 8 kilogramos de hachís y 500 gramos de cocaína.

La investigación se centró desde el principio en organizaciones integradas por ciudadanos de origen marroquí que se estaban dedicando al tráfico internacional de drogas para su introducción en la isla en grandes cantidades, siendo uno de sus principales clientes el poblado de Son Banya en Palma de Mallorca, según han informado fuentes de la policía en un comunicado.

Tres organizaciones interconectadas

Así, tras diferentes pesquisas se pudo detectar la existencia de tres organizaciones que actuaban perfectamente coordinadas: una obtenía la sustancia estupefaciente desde Francia, Bélgica, Holanda y Marruecos, y luego la distribuía en grandes cantidades a las dos organizaciones afincadas en la isla.

Una vez en la isla, estas dos últimas organizaciones la distribuían por toda Mallorca, principalmente en Palma, Felanitx, Campos, Montuiri, Inca y Sa Pobla; siendo sus principales clientes diferentes personas del poblado de Son Banya.

Durante la investigación se observó que introducían diferentes tipos de sustancias tanto cocaína, como hachís o cristal. Asimismo, se detectaron diferentes métodos utilizados para la introducción de la mercancía, unas veces lo intentaron por envíos en palés de paquetería donde se detuvieron a dos miembros que habían contratado para realizar el envío y aproximadamente 100 kilogramos de hachís.

En otras usaban dobles fondos muy elaborados en vehículos que previamente habían transferido a las personas que utilizaban como correos. Así, se detuvo a un total de 14 personas y se incautaron 9 kilogramos de cocaína y 100 de hachís, en diferentes vehículos y días, utilizando unas veces el puerto de Palma y otras el puerto de Alcudia.

Tras la finalización de esta investigación se dan por desarticuladas dos de las organizaciones vinculadas al tráfico Internacional de cocaína y su distribución por clanes gitanos radicados en el poblado de Son Banya, Son Gotleu, Polígono de Levante y La Soledad, así como la distribución a nivel local de hachís, por parte igualmente, de clanes gitanos relacionados con esta delictiva actividad.

Todos ellos ingresaron en prisión quedando pendiente el pase a disposición judicial de todos los detenidos en esta última fase.