Tres nadadores cruzarán la semana del 21 de julio los 40 kilómetros que separan Menorca de Mallorca, con el objetivo de recaudar fondos para apoyar la investigación de la leucemia infantil, según han informado este miércoles fuentes de la Fundación Uno entre Cien Mil.

Se trata de un reto solidario bajo el título 'Tres hombres contra el mar', impulsado por Jacobo Parages, un madrileño de 47 años que sufre espondilitis anquilosante, una enfermedad reumática muy dolorosa que provoca el endurecimiento paulatino de las articulaciones.

Parages será uno de los nadadores que cruzarán el canal de Menorca, una travesía que compartirá con el también madrileño Félix Campano y el navarro Peio Ormazábal. Los tres llevan meses preparándose, entrenando todos los días alrededor de tres horas. "Llevo recorridos tantos kilómetros como ir de Madrid a Oslo", afirma Jacobo.

Los nadadores han querido dedicar su esfuerzo a la Fundación Uno entre Cien Mil y la lucha contra la leucemia infantil ya que los fondos recaudados se destinarán a crear un proyecto de investigación.

La leucemia linfoblástica aguda afecta cada año a 300 niños y su supervivencia está en torno al 80 por ciento, lo que significa que 2 de cada 10 niños no superan la enfermedad

Hasta el momento, el proyecto ha conseguido reunir más de 17.000 euros, gracias sobre todo a la colaboración de diversas empresas. Sin embargo, desde la Fundación han apuntado que cualquier persona puede sumarse al reto y colaborar a través de la petición que se ha abierto en la plataforma digital '1Km1Sonrisa'.

El objetivo de los nadadores es llegar a los 75.000 euros para financiar un equipo completo de investigación. A través del blog http://treshombrescontraelmar.es, Jacobo, Félix y Peio cuentan el día a día de su reto y también es posible conocer, en cada momento, la cantidad de dinero recaudada.

Sólo ocho personas han cruzado con éxito previamente el canal de Menorca y esta será la primera ocasión en que lo haga una persona con una enfermedad crónica. La duración de la travesía varía entre 12 y 16 horas, según la climatología.