Aunque el pleno extraordinario celebrado este miércoles por la Diputación de Sevilla ha aprobado anticipos reintegrables y sin intereses por valor de 36 millones de euros para los ayuntamientos, incluyendo una línea susceptible de uso por los ayuntamientos afectados por la demora de las ayudas autonómicas comprometidas para los talleres de empleo y escuelas taller, los alcaldes que protagonizaron un encierro por el citado conflicto recelan de las condiciones de acceso a estos anticipos.

Las bases de este "fondo financiero de anticipos reintegrables a ayuntamientos", recogidas por Europa Press, estipulan una primera línea de aplicación de estos 36 millones de euros, consistente en anticipos destinados a inversiones municipales, con un plazo máximo de devolución de diez. La segunda línea de aplicación se dirige a la refinanciación de operaciones de crédito a largo plazo concertadas con anterioridad al real decreto Ley 4/2012, también con un plazo máximo de diez años de devolución.

El caso de los talleres de empleo

Por último, el tercer canal de aplicación se destina a operaciones de tesorería a corto plazo, con un periodo máximo de devolución de once meses a partir de la concesión, siendo esta última la opción a la que pueden recurrir los ayuntamientos sevillanos afectados por la demora de las subvenciones autonómicas comprometidas para las nóminas y recursos de los talleres de empleo, escuelas taller y casas de oficio promovidos por tales consistorios con cargo a fondos gestionados por la Junta de Andalucía.

Se trata, de cualquier modo, de anticipos "sin devengo de intereses" otorgados "a cuenta de los recursos que hayan de recibir los ayuntamientos por recaudación de sus ingresos", porque su reintegro será canalizado a través del Organismo Provincial de Asistencia Económica y Fiscal (Opaef). A la hora de los requisitos necesarios para acceder a estos anticipos reintegrables, en el caso de la tercera línea de anticipos, se requiere la aprobación del presupuesto de 2014 y que el total de operaciones de tesorería vigentes, incluyendo la solicitada, no supere el 30 por ciento de los recursos liquidados en 2013.

Tras finalizar la sesión plenaria, de cualquier modo, los alcaldes de Guadalcanal y Villanueva del Río y Minas, el popular Jesús Manuel Martínez y el independiente Francisco Barrera, respectivamente, han mostrado sus impresiones a los medios de comunicación, toda vez que se trata de alcaldes que participaron en el encierro celebrado en la sede de la Delegación provincial de la Consejería de Educación, para reclamar que la Administración andaluza ingresase las subvenciones comprometidas con los ayuntamiento para continuar con los talleres de empleo, escuelas taller y casas de oficio.

Los alcaldes opinan

Jesús Manuel Martínez, en primer lugar, ha manifestado que cree que su ayuntamiento podrá acogerse a esta tercera línea de anticipos reintegrables, aunque avisa de que a la hora de levantar el citado encierro, "se dijo que había un presupuesto específico para este problema" y las bases de los citados anticipos no recogen medidas expresas y específicas para los ayuntamientos que afrontan los gastos de sus talleres de empleo y escuelas taller al retrasarse la Junta en el ingreso de las subvenciones comprometidas para estas iniciativas de formación y empleo. "Esto nos va a ofrecer algo de liquidez, pero no toda la que necesitamos", ha dicho en cuanto a las condiciones de acceso a los anticipos y las cuantías con las que podrá contar cada municipio.

Igualmente, y dado que en enero de 2015 comienza el plazo de devolución de estos anticipos, Martínez avisa del conflicto que puede desencadenarse si llegada esa fecha, la Junta de Andalucía no ha transferido aún a los ayuntamientos las citadas subvenciones y los consistorios, muchos de ellos con dificultades económicas, se ven obligados a afrontar las devoluciones con sus propios fondos.

Francisco Barrera, de su lado, se ha mostrado "un poco indignado" porque las administraciones supramunicipales habían anunciado un mecanismo de ayuda "al margen del circuito financiero" habitual y estos anticipos reintegrables exigen una serie de requisitos que, por ejemplo, no se cumplen en el caso de su ayuntamiento, que no contaría con el presupuesto de 2014 aprobado. "Si la Diputación se hace cargo de construir colegios y ambulatorios, por qué no lo hace en este caso, cuando además hay una orden de pago de la Junta". se ha encogido de hombros.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.