La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado una operación para perseguir y prevenir el tráfico de drogas que ha culminado con la desarticulación de una organización criminal radicada en la Era Alta-Murcia y dedicada a la producción y distribución de marihuana a otros traficantes y a grandes consumidores de Murcia y localidades limítrofes. Han sido detenidos los tres integrantes del grupo y se ha incautado un millar de plantas, efectos empleados para su cultivo ilícito y dos vehículos.

La Benemérita inició la investigación el pasado mes de abril, tras tener noticias de que un grupo de personas estaba distribuyendo grandes cantidades de marihuana a traficantes y grandes consumidores de esta sustancia en las pedanías murcianas de El Palmar y Sangonera la Verde, así como en Alcantarilla, según informaron fuentes del Instituto Armado en un comunicado.

Los guardias civiles orientaron la investigación a identificar a los integrantes del grupo y a ubicar los inmuebles utilizados para el cultivo ilícito del cannabis sativa, unas actuaciones que dieron sus frutos poco después, tras localizar la sede de la organización en la pedanía murciana de la Era Alta, una nave agrícola donde habían instalado un voluminoso invernadero clandestino de producción de marihuana.

Poco después se identificó plenamente a los tres integrantes de la organización delictiva y se comprobó que todos tenían antecedentes por delitos de tráfico de drogas y contra el patrimonio. Además se verificó que ésta era la cuarta vez que se relacionaba al cabecilla de la red con el cultivo ilícito de esta sustancia, ya que había sido detenido en 2006, 2011 y 2014 por este mismo delito.

Estructura organizada y jerarquizada

Los investigadores fueron poco a poco desgranando el entramado delictivo del grupo. Se identificó a su líder, que dirigía y coordinaba las funciones de la banda y se encargaba del cultivo de la marihuana. Los otros dos integrantes realizaban las tareas de distribución de la droga a otros traficantes y grandes consumidores de Murcia y sus localidades limítrofes.

Tomaban medidas de seguridad para evitar ser detectados Durante el desarrollo de la actividad delictiva, los integrantes del grupo tomaban rigurosas medidas de seguridad que dificultaron las labores de investigación de los agentes, como la vigilancia exterior del inmueble donde se encontraba la plantación y la utilización de varios vehículos para el traslado de la droga con la finalidad de detectar y evitar controles policiales.

Una vez obtenidos todos los indicios necesarios y previa autorización judicial, la Guardia Civil ha efectuado la entrada y registro en la nave objeto de la investigación, donde se ha desmantelado un invernadero clandestino de cultivo de marihuana con un millar de plantas y en el que también se han incautado todos los efectos relacionados con el desarrollo de la actividad ilícita, como elementos de ventilación, iluminación, calor y regadío, productos fitosanitarios y dos vehículos empleados para el transporte de la droga.

Tras finalizar el registro, la Guardia Civil procedió a la detención de los tres integrantes de la banda -dos hombres y una mujer, todos españoles y con edades comprendidas entre los 43 y los 24 años-, como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico, éste último debido a que habían conectado ilícitamente la infraestructura del invernadero a la corriente eléctrica, estimando el fraude a la compañía suministradora en un sólo año superior a 15.000 euros.

Los arrestados, todos con antecedentes por la comisión de hechos delictivos similares, los efectos incautados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición de las autoridades judiciales competentes.

Consulta aquí más noticias de Murcia.