El tráfico aéreo en Baleares se incrementará en torno al 4 por ciento en los meses de verano (julio, agosto y septiembre) con respecto al mismo periodo de 2013, en vista de las previsiones que se manejan.

Cabe destacar que en junio lo vuelos se han incrementado un 6,6 por cieento, lo que muestra una "tendencia positiva" en la evolución del tráfico que comenzó en abril y mayo con crecimientos del 1,9 por ciento y 2,7 por ciento, respectivamente.

Son datos aportados por el director de Red, José Luís Meler, durante la presentación del Plan de verano 2014 que la Dirección de Navegación Aérea AENA en la región ha previsto para los meses estivales, que contempla diversas medidas parar adaptar los flujos aéreos a la demanda en los tres aeropuertos de las Islas.

Con todo, Meler ha destacado que las cifras de tráfico aéreo confirman "un contexto muy favorable", teniendo en cuenta la situación de crisis de la que venimos.

Asimismo, ha apuntado que, si se confirman los datos obtenidos en junio, "tal vez se tendría que resivar al alza la previsión prevista en los aeropuertos de Baleares, de modo que el tráfico aéreo podría estar cercano a crecimientos del 7% u 8% durante todo el verano", ha apuntado al respecto.

Plan de verano

El plan de verano contempla una serie de medidas para atender el tráfico en Baleares, encaminadas a dotar el sistema de una mayor capacidad de gestión en los momentos de mayor demanda y que se concretan en actuaciones en el ámbito técnico-operativo y en el de los recursos humanos.

Con todo, uno de los principales objetivos que se marca Navegación Aérea es de mejorar los resultados de demora respecto al año pasado en torno al 10 por ciento, lo que situaría por debajo del 0,5 minutos por vuelo de media anual.

"Con este paquete de medidas esperamos que el verano de 2014 sea al menos como el de 2013. Para nosotros lo importante es bajar las demoras con respecto al pasado año", ha apuntado.