El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha afirmado este miércoles que "seguro que el Banco de España tuvo luces y sombras" en el inicio de la crisis, pero ha asegurado que "no fue la única institución que debería haber actuado mejor", en referencia, por ejemplo, a los bajos tipos de interés desplegados esos años por el BCE.

Así lo ha indicado durante la jornada inaugural del seminario 'La Europa que deja la crisis', organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), y patrocinado por BBVA.

Roldán ha asegurado que las causas de la crisis han sido "complejas", por lo que responsabilizar de ella al Banco de España, como hizo esta semana el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, es una "simplificación". "Las simplificaciones no parece que den en el clavo de lo que fue una crisis no vista, no sólo en España, sino en el mundo occidental", ha añadido.

Asimismo, ha asegurado que "la realidad es mucho más compleja", que se inició en EE.UU y no en España y que habría que pensar también "qué habría pasado si no se hubiera dejado caer a Lehman Brothers".

Dicho esto, ha sugerido que Barroso debería hacer autocrítica al señalar que también habría que preguntarse "qué papel jugó en la crisis el tener tipos de interés en los primeros años de creación del euro, especialmente complejos y difíciles para una economía española que tenía un gran dinamismo", ya que estuvieron detrás de la creación de la 'burbuja inmobiliaria'.

Los actuales tipos pueden reproducir 'BURBUJAS'.

Roldán ha ido más allá y ha alertado de que actualmente, con los tipos de interés en mínimos históricos del 0,15% y la perspectiva de que se mantengan en estos niveles durante mucho tiempo, "hay que estar atentos" a la posibilidad de que se generen nuevas burbujas en economías con crecimiento más intenso y mayores niveles de inflación.

"Los tipos de interés bajos son positivos porque apuntalan el proceso de reactivación económica, pero plantean potenciales consecuencias no deseadas en ciertos países y ciertos sectores, como el inmobiliario", ha dicho.

No obstante, cree que en España "no existe ese riesgo, por motivos obvios", ya que el crecimiento económico aún debe ganar fortaleza y la inflación se mantiene en niveles bajos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.