Hasan Rohaní
El presidente iraní, Hasan Rohaní. Abedin Taherkenareh / EFE

El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha advertido este miércoles de que la República Islámica "no vacilará" a la hora de defender los santuarios chiíes en Irak "de los terroristas" del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS).

"Respecto a los santuarios chiíes en Jadhimiya, Karbala, Samarra y Najaf, anunciamos a los asesinos y terroristas que la gran nación iraní no vacilará para protegerlos", ha dicho en un acto multitudinario celebrado en la provincia occidental de Lorestan.

Rohani ha explicado que hay muchos iraníes dispuestos a ir a Irak "para poner a los terroristas en su sitio". El presidente ha aseverado que también hay combatientes iraquíes -suníes, chiíes y kurdos- "preparados para el sacrificio".

"Esos grupos terroristas, y quienes les financian, tanto en la región como en la arena internacional, no son nada y, afortunadamente, serán puestos en su sitio", ha afirmado el líder iraní, cuyo discurso ha sido televisado.

El pasado lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, planteó la posibilidad de cooperar con Irán para frenar el avance del ISIS sobre territorio iraquí, aunque aún no se ha concretado un acuerdo.

En los últimos días también se ha especulado con que miembros de las fuerzas de seguridad iraníes ya se han desplazado a Irak para ayudar al Gobierno de Nuri al Maliki a expulsar a los milicianos del ISIS del país.

En la última semana, el ISIS han lanzado una ofensiva sobre el norte y el centro de Irak, con la que han conseguido hacerse con el control de importantes ciudades, provocando un éxodo de chiíes por el temor a ataques sectarios.

Riesgo de "guerra civil"

Por su parte, el ministro de Exteriores de Arabia Saudí, el príncipe Saud al Faisal, ha alertado de que el deterioro de la situación de seguridad en Irak, debido al rápido avance del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), podría llevar a una "guerra civil".

"La grave situación que está sacudiendo Irak lleva consigo señales de una guerra civil, cuyas implicaciones para la región aún no podemos entender", ha dicho en el marco de una reunión con líderes árabes y musulmanes en Jeddah.