El juez de Instrucción número 16 de Barcelona ha procesado por tres delitos de asesinato y cinco de intento de asesinato, además de siete de robo en grado de tentativa a Remedios S.S., la mujer acusada de matar y robar a tres ancianas y de intentarlo en otros cinco casos entre junio y julio de 2006.

El magistrado le obliga a pagar 841.500 euros de fianza para hacer frente a las responsabilidades pecuniarias que pudieran derivarse de sus crímenes.

No ha quedado probado que una cuarta anciana muriera asesinada
La procesada salió el jueves de la prisión de mujeres de Wad Ras de Barcelona donde permanece desde el 7 de julio de 2006 para que el juez le informase de los delitos por los que va a ser procesada y le tomase declaración indagatoria.

Sigue sin declarar

Remedios se acogió a su derecho de no declarar y se limitó a firmar el acta de procesamiento, según ha explicado su abogado defensor, Joser Maria Cusí.

Según el auto de procesamiento de todas las diligencias realizadas se desprenden "indicios racionales de criminalidad" contra Remedios S.S. para declararle procesada por tres delitos de asesinato con alevosía pero no para imputarle la muerte de Eloisa L.C., de 84 años, que falleció el 27 de junio en su domicilio "por causas naturales".

Estranguladas

En los tres supuestos asesinatos de Remedios S.S., la procesada estranguló a sus víctimas con diferentes instrumentos como una toalla, en los casos de Adelaida G.C, de 96 años, y de Maria S.R., de 76 años, y un tapete de ganchillo, en el de Josefa C.V, de 83 años.

Los informes psiquiátricos indican de que Remedios no tiene ningún trastorno mental
Además se llevó joyas y dinero de las casas de sus víctimas, en algunos casos recuperados posteriormente.

En cinco ocasiones, Remedios S.S. habría estrangulado a cinco mujeres tras ganarse su confianza y acceder a sus domicilios aunque no llegó a matarlas.

Capacidades intactas

El auto señala que la imputada presenta "intactas" sus capacidades cognitivo-volitivas, según indica el informa psiquiátrico que señala que la procesada "no presenta signos de enfermedad mental activa" y que su personalidad "está libre de patología".

Esto significa que no padece ningún transtorno mental y que existen indicios de que no lo haya sufrido.