La declaración de Juan Llorens como zona acústicamente saturada (ZAS) ha supuesto el final de un largo camino para sus vecinos, que empezaron a recorrer en 1990. Desde entonces, según el vicepresidente de la coordinadora que promovió el proceso, Josep Lluís Romero, cinco familias de este propio organismo han abandonado el barrio, y a los vecinos les ha costado 6.000 euros (a los de Woody les salió por 24.000).

Como la sentencia del Supremo que obliga a silenciar la zona divide las costas entre las partes, los vecinos aún tendrán que desembolsar más dinero. «Lo que toque al Ayuntamiento también lo pagaremos al final los ciudadanos», destaca Romero.

El concejal de Actividades, Vicente Igual, afirmó el martes que el Consistorio no va a declarar ninguna zona ZAS de manera unilateral. Así, cada vez que haya vecinos afectados por ruido, tendrán que pleitear (con tiempo y euros) para que una sentencia ponga las pilas al Ayuntamiento.

En esta línea apuntó ayer la edil del PSOE Carmen del Río, quien tildó de «varapalo» al Gobierno municipal la sentencia del Supremo. Igual respondió que la decisión judicial no es una «condena» y que se sanciona a los locales que rebasan el límite legal.

Dinos... dónde hay ruidos molestos

Cuéntanoslo en... e-mail nosevendevalencia@20minutos.es correo Xàtiva, 15, 8 A; 46002 Valencia o en www.20minutos.es

5 preguntas sobre...

... Los ruidos de la noche

1 ¿Qué es una zona ZAS?

Una zona acústicamente saturada. Implica el cierre de locales de marcha nocturna porque hay demasiados ruidosos y no dejan descansar a los vecinos.

2 ¿Quién lo decide?

Una ordenanza municipal del ruido faculta al Ayuntamiento para declararla en cualquier barrio, pero las tres que hay hasta ahora (Xúquer, Woody y Juan Llorens) las han ganado los vecinos en los tribunales.

3 ¿Cuál es el límite de ruido permitido?

Según la ordenanza que aprobó el Consistorio, por la noche no se pueden sobrepasar los 65 decibelios en bares, pubs, discotecas... Los primeros pisos son siempre los peor parados en casos así.

4 ¿Cómo lo han conseguido en casos anteriores?

Han sido los propios particulares quienes han tenido que hacer mediciones de ruido, ir al Ayuntamiento, a los tribunales, al Síndic de Greuges, pagar abogados... Al final del camino siempre les han dado la razón, pero tras largos años de litigios.

5 ¿Quién más la quiere?

En estos momentos la Justicia tiene entre manos la petición de los vecinos de El Carmen para acabar con el jaleo que se monta allí las noches de los fines de semana. El Ayuntamiento ya ha dicho que no va a actuar «si no se implican todas las administraciones».