Los granadinos comieron ayer sin poder ver las noticias en la televisión. Un apagón de casi dos horas de duración dejó a la capital y parte de su área metropolitana sin suministro eléctrico.

Granada, Albolote, Peligros, Monachil, Maracena y Armilla, es decir, una población superior a las 300.000 personas, estuvieron sin electricidad desde las 15.20 horas. El suministro fue restableciéndose poco a poco hasta llegar a todos los hogares sobre las cinco y media de la tarde.

Una «mala maniobra» en  las tareas de mantenimiento en la subestación de Atarfe, dependiente de Red Eléctrica Española (REE), originó el corte. «La magnitud del apagón se debió a que la subestación perdió 200 megavatios», según fuentes de la empresa, y ocasionó uno de los cortes de suministro más grandes de la historia en la provincia de Granada.

Aunque había luz natural, el apagón provocó que  las puertas automáticas de las cocheras y los establecimientos dejaran de funcionar, así como los ordenadores, las cajas registradoras de los comercios o los paneles informativos.

Asustados

El servicio de emergencias (112) recibió más de una treintena de llamadas, «sobre todo», según un portavoz, «de personas interesándose por lo que ocurría y algunos mayores asustados porque no tenían electricidad».

Los bomberos de la capital realizaron nueve salidas para rescatar a personas atrapadas en los ascensores de varios puntos de la ciudad. Sin embargo, no hubo incidentes graves y el caso más anecdótico fue el de un abuelo encerrado con su nieto de seis meses y el de dos hermanos de 5 y 7 años.

Los semáforos también dejaron de funcionar, pero no se registró ningún accidente de importancia gracias a la presencia de la Policía en los cruces más conflictivos.

El último fue en febrero

El último apagón en Granada capital lo sufrieron unos 10.000 vecinos el 7 de febrero. En este caso se vieron afectados el barrio de los Pajaritos, la avenida de la Constitución y la calle Cardenal Parrado. El suministro eléctrico se interrumpió desde las 19.40 hasta las nueve de la noche. En el 2006, un incendio el 10 de julio en la subestación de Farge también dejó sin luz a 50.000 personas y el año anterior los granadinos se quedaron sin ver la final de la Copa del Rey por otro corte en el suministro.