¡Viva el contraste!
La madera, presente en el suelo y la escalera, aporta calidez al salón.
Para la decoración de este ático-dúplex, situado en la madrileña calle de Antonio López, Jacobo y Laura han apostado por el contraste. En sus 70 metros cuadrados de superficie se repite la combinación del blanco, naranja y negro, presentes en el mobiliario, las paredes y los electrodomésticos.

El minimalismo es la tendencia protagonista del salón, donde destaca la presencia de un gran sofá con chaise-longue. Una alfombra marrón, que aporta calidez a la estancia, y un mueble compuesto por módulos completan un espacio poco recargado. La cocina también sigue esta tendencia decorativa. Los muebles negros y las líneas puras y rectas le dan un toque de modernidad.

Subiendo por una estilizada escalera de caracol, que cuenta con los elementos mínimos para no restar volumen a la planta baja, se llega al piso superior, un espacio diáfano convertido en biblioteca y destinado al ocio. Remata la vivienda una amplia terraza, de 25 metros cuadrados y paredes de ladrillo.