Seguirá con su ‘papá’
Knut, el oso polar mascota de la Berlinale. (Efe).
Para el propio zoo era un «sinsentido» matar al animal por el hecho de no criarse como un oso normal.