Descuelgan el teléfono y se escucha: «Hola, ¿me podría decir si es obligatorio ir vestida de flamenca a la feria y dónde puedo comprar la entrada para acceder al recinto?». No se crean que es un chiste porque ha pasado realmente. Es una de las miles de llamadas que atiende cada día el servicio del 010.

El año pasado recibieron un total de 570.000 llamadas, de las que se llegaron a atender el 97%. Aunque entre tantas se encuentren con algunas de lo más extrañas, la mayor parte son por dudas por temas de impuestos, multas, embargos... Las cuestiones relacionadas con Hacienda significan casi el 15%.

Los sevillanos también hacen uso de él, sobre todo para saber dónde y cuándo son los espectáculos, actividades de ocio... La  información cultural causó casi 28.700 llamadas en sólo medio año. Eso sí, para quejarse los vecinos prefieren utilizar otros cauces. Sólo supusieron un 0,5%.

Cursos, cortes de tráfico, deportes. El 010 sabe prácticamente de todo. Una puntera base de datos permite atender con rapidez. Y «si no sabemos la respuesta, la buscamos y devolvemos la llamada», explica María José,  coordinadora. Por eso, este servicio gratuito se ha convertido en el teléfono de referencia  en Sevilla. Su uso ha crecido un 25% en un año.

«En el que da la sombra»

Son muchas las anécdotas que los empleados pueden contar. Una persona que vive en Resolana quería saber cuál era su distrito. La empleada le preguntó en qué acerado estaba su piso y ella respondió: «Señorita, en el que da la sombra». Otra llamó para preguntar sobre la matriculación de vehículos. Al indicarle que tenía que llevar la matrícula dijo, «¿la tengo que arrancar?».

Su estreno

En mayo de 2001

Este servicio nació en Sevilla por primera vez en mayo de 2001. Con el paso de los años los ciudadanos cada vez acuden a él con más frecuencia. Detrás de sus teléfonos le atienden entre 10 y 20 personas.

Octubre

Suena sin parar

En octubre el teléfono no para de sonar, es el mes que más actividad registran. Atienden cada día una media de 1.640 llamadas. Agosto, en cambio, supone un respiro. A lo largo de este mes sólo se hicieron 1.177 llamadas diarias.