El jefe de los Mossos d'Esquadra en la operación que acabó con la detención del exconseller de Gobernación y exmilitante de ERC, Jordi Ausàs, ha explicado este miércoles en el juicio contra el exalto cargo de la Generalitat que en el registro de su domicilio encontraron documentos de la época en la que era conseller que le relacionan con el contrabando.

En la segunda sesión del juicio en la Audiencia de Lleida, ha relatado que los agentes hallaron en su despacho un documento de febrero de 2010 en el que aparecen palabras vinculadas con el tráfico de tabaco —'comandas' (pedidos), 'Miguel', uno de los implicados, entre otras—, que a su juicio acreditan su actividad relacionada con el contrabando en ésa época.

"Intuimos que es un indicio de que en ese momento, como mínimo desde 2010, se está produciendo ese movimiento de tabaco o esos contactos previos", ha explicado en el juicio el agente, que ha contado también que había una tarjeta escrita a bolígrafo con fecha 4 de agosto de ese año con datos de interés para la investigación.

Ese documento sirvió, según el agente, para explicar a la juez del caso "que pudiera ser que ese delito se estuviera realizando desde esas fechas".

El agente ha explicado también que analizaron el teléfono del exconseller, "un modelo Blackberry negro con el logotipo de la Generalitat de Catalunya", y que en el vaciado de sus SMS se encontraron indicios de marcas de tabaco.

El jefe del operativo y varios de los agentes que han declarado han referido que Ausàs tenía en el garaje de su casa un taller para empaquetar tabaco con bolsas y cinta americana para embalar.

En la sesión del martes, Ausàs negó haber cometido el delito por el que Fiscalía pide para él seis años y cinco meses de cárcel y una multa de 2,25 millones de euros y explicó que la mayor parte de los 25.000 euros encontrados en su casa pertenecían a su suegra.

Este miércoles han declarado en total 19 testigos, la mayoría a petición del fiscal; entre los testigos de la defensa de Ausàs estaban dos de sus cuñadas, que han justificado que su madre, la suegra del expolítico, tuviera gran cantidad de dinero en su casa porque era su costumbre, tenía un fuerte carácter y avanzada edad, 93 años.

Durante la vista, se han visionado varios vídeos del garaje en el que se guardaba parte del tabaco y el que aparecían algunos testigos, entre ellos la madre de dos menores que cargaban cajas en ese parking.

El exconseller fue detenido por los Mossos d'Esquadra en colaboración con la Guardia Civil a mediados de julio de 2012, pasó dos días en la cárcel de Lleida y salió tras pagar una fianza de 145.000 euros.

El juicio contra Ausàs, su esposa y otros 11 acusados por contrabando de tabaco que comenzó el martes finalizará este viernes, jornada en la que está programado el visionado de las grabaciones en las que presuntamente aparece Ausàs con cajas de tabaco.

Consulta aquí más noticias de Lleida.