La Guardia Civil de Tráfico de Cantabria ha sorprendido a un vecino de Guipúzcoa (País Vasco) conduciendo por la localidad cántabra de Rasines a 161 kilómetros por hora, en una carretera limitada a 70.

Los agentes han imputado a este hombre como presunto autor de un delito contra la seguridad vial, han informado este miércoles fuentes de la Benemérita.

Los hechos ocurrieron sobre las 16.45 horas del pasado día 17 de mayo cuando efectivos de la Guardia Civil tenían dispuesto en la carretera N-629, a la altura de Rasines, un punto de control de velocidad mediante un vehículo con equipo radar, en un tramo de vía limitado a 70 km/h.

En ese momento el equipo radar detectó a un turismo de alta gama circulando en sentido Burgos a una velocidad de 161 km/h. Acto seguido, los componentes de la Guardia Civil le dieron el alto e instruyeron posteriormente diligencias para su remisión al Juzgado de Laredo.

Tres muertes desde el año pasado

La carretera N-629 es uno de los puntos donde se están intensificando los controles de velocidad por parte del Sector de Tráfico de la Guardia Civil.

Y es que, en esta vía, a finales de enero de este año y a escasos 3 kilómetros del lugar de detección del vehículo citado se produjo un accidente mortal. Además, el año pasado, en la misma carretera se registraron otros dos fallecidos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.