El periodo de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia se ha ampliado una semana, hasta el próximo 28 de mayo, han informado fuentes sindicales a Europa Press.

El proceso de ERE del coliseo continúa abierto después de que el año pasado se presentara una primera propuesta que, posteriormente, fue modificada.

En concreto, en el mes de febrero trascendía que la dirección había puesto sobre la mesa nuevas condiciones para el despido colectivo que hay que aplicar en la entidad cultural, que pasaban por eliminar la posibilidad de que hubiera fijos discontinuos y por realizar, en su lugar, una rebaja salarial lineal a todo el personal, incluida la intendente, Helga Schmidt, del 8 por ciento.

De esta forma, se introducían modificaciones respecto al primer ERE preacordado por la dirección y la representación sindical y ratificado posteriormente por la mayoría de los empleados con el fin de desbloquear el procedimiento.

La principal diferencia entre ambos planes de ajuste radica en que en aquel primer pacto se contemplaba el cierre del teatro durante tres meses, aproximadamente del 15 de junio al 15 de septiembre.

Para cubrir ese período, los empleados tenían dos posibilidades: la primera de ellas, de carácter voluntario, era acogerse a un cambio contractual para pasar a ser fijo discontinuo y no trabajar durante dos meses al año —que cobrarían del paro—, además del de vacaciones. La segunda, que sería forzosa en caso de querer mantener la condición de indefinido, consistía en una minoración de 300 horas de las 1.780 que trabajaban hasta ahora y la correspondiente rebaja salarial, es decir, cobrarían 12 pagas en vez de 14.

Esto desapareció en la segunda propuesta de ERE y se sustituía por una bajada de sueldo lineal del 8 por ciento, con lo que se elimina la posibilidad de que haya fijos discontinuos con el fin de asegurarse de que el ERE pudiera salir adelante sin obstáculos legales de ningún tipo.

AHORRO

Lo que compartían ambos planes era el ahorro previsto (de alrededor de 4 millones de euros, según se cifró en su momento) con las medidas de reestructuración, es decir, 40 despidos —frente a los 120 que se plantearon en el arranque del proceso— y la rebaja de sueldo.

Asimismo, desde la administración sostenían que el hecho de no cerrar durante tres meses el contenedor cultural puede traducirse en la búsqueda de vías para aumentar la ocupación de los espacios de Les Arts, ya que el Palau tiene más posibilidades de gestión en este sentido.

Consulta aquí más noticias de Valencia.