La Fiscalía Anticorrupción tilda de "estrafalarias" las cartas con las que un empresario español asegura que fue destinatario el 5 de julio de 2007 de una transferencia de 12 millones de euros, que no aceptó, procedentes de Telefónica, y califica de "ilógico, irracional y contradictorio" su contenido por describir una situación "rocambolesca difícilmente creíble".

Así lo pone de manifiesto en el recurso de reforma, al que ha tenido acceso Europa Press, que interpuso contra la decisión del juez José Castro de citar el próximo día 31 a tres altos ejecutivos de la multinacional y al propio empresario Juan José López, sin que antes se hayan practicado las diligencias de prueba pertinentes dirigidas a determinar la verosimilitud de sus palabras y la efectiva existencia de la transferencia.

Tras la presentación de estas alegaciones, Castro ha suspendido los interrogatorios de los ejecutivos de Telefónica, si bien mantiene la del propio receptor del supuesto traspaso, efectuado en una cuenta de Odessa (Ucrania). La declaración de los testigos de la multinacional quedará condicionada al resultado que arroje la declaración de López.

Según el fiscal Pedro Horrach, con la información de la que se dispone, estas diligencias "devendrían inútiles e ineficaces dada la inexistencia de elementos objetivos que doten de credibilidad a la información contenida" en las cartas. "Se trata de impedir que el procedimiento pueda quedar contaminado por datos de aparente inverosimilitud que condicionen la investigación criminal", añade.

En esta línea, considera "contradictorio" que, por un lado, el empresario afirme en las cartas que no sabía que iba a recibir una transferencia a su favor de 12 millones de euros y, por otro, señale que esta operación iba dirigida a hacer frente a las facturas de una fundación sin ánimo de lucro, en referencia a la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), investigada por presuntamente servir de 'tapadera' para desviar al extranjero fondos del entramado Nóos.