Protestas por las preferentes de Bankia
Concentración de afectados por las participaciones preferentes de Bankia. Juan Carlos Hidalgo / EFE

El Banco de España autorizó en noviembre de 2011 al Banco Financiero y de Ahorros (BFA, matriz de Bankia) a recomprar 16 emisiones de deuda subordinada y otras cuatro de participaciones preferentes comercializadas por Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caja Ávila, Caja Segovia y Caja Rioja. La recompra, sin embargo, fue restringida solo a los mejores clientes, ya que el supervisor limitó esta operación "exclusivamente a los inversores mayoristas". Es decir, que los pequeños inversores quedaron excluídos de estas operaciones y se vieron obligados a mantener su inversión hasta los canjes forzosos posteriores al rescate.

La entidad recompró estos híbridos a un 75% de su precio nominal, un descuento mucho menor que el posteriormente aplicado a minoristas En total, las emisiones de BFA-Bankia sumaban un valor nominal de 3.068 millones de euros, si bien se recomprarían alrededor de 1.173 millones. Así consta al menos en un documento interno del departamento de inspección del BdE que el 15MpaRato ha incluido en una ampliación de la querella presentada ante la Audiencia Nacional y al que ha tenido acceso 20minutos. Y es que han presentado nuevos documentos que, en su opinión, probarían la existencia de nuevos delitos "de falsedad en documento mercantil, al falsificar los documentos que se transmitían al mercado AIAF [secundario] por carecer de operaciones reales de respaldo y en relación con el delito de insolvencia punible", tal como explican en su escrito al juez Fernando Andreu.

Documento del Banco de España en el que autoriza a BFA-Bankia a recomprar preferentes solo a inversores mayoristas.

Una operación de amortización anticipada puede afectar a la solvencia de una entidad financiera, por lo que era necesaria la aprobación del supervisor (el BdE, gobernado entonces por Miguel Ángel Fernández Ordóñez). Así, se restringirían las recompras, con un precio de adquisición de entre el 70% y el 75% del valor nominal. Estas son unas quitas sensiblemente menores que las impuestas posteriormente a los inversores minoristas, que de media fueron de un 38%, tal como estableció el FROB.

Las operaciones de recompra de híbridos fueron descapitalizando la entidad, según los querellantes Los gestores de BFA-Bankia —entonces la presidía Rodrigo Rato— iban a emplear para estas recompras alrededor de 860 millones de euros en efectivo de una entidad —BFA— que entonces contaba con apenas unos 1.700 millones de liquidez. La operación suponía un saldo positivo para la matriz de Bankia, por lo que así aumentaba, en teoría, su capital regulatorio en unos 313 millones, si bien reducía su coeficiente de solvencia.

Y es que la acusación particular —el 15MpaRato representa a varios afectados por preferentes— sostiene que estas operaciones de recompra fueron descapitalizando la entidad, tal como ha publicado también Eldiario.es, "mediante pagos a mayoristas de deudas no vencidas en ese momento". Es decir, que se habría reducido el patrimonio de la antigua caja a costa de comprarle solo a cierto tipo de clientes sus preferentes y deuda subordinada en un momento en el que el mercado estaba prácticamente cerrado.

Solucionando problemas internacionales

En noviembre de 2011, pocos días después de que estallara el escándalo de las preferentes, el BdE autorizó la recompra de las citadas emisiones de preferentes y subordinadas, que se pagaron el efectivo. "Todo esto ocurría el 25 de noviembre de 2011. Los mercados de preferentes hundiéndose y resulta que algunos inversores iban a salir cómodamente de ellos. Algunos. Otros no", insisten los abogados de los clientes minoritarios, que apuntan a que de esta manera "se estaban solucionando problemas de índole internacional, evitando que los grandes acreedores mantuvieran sus posiciones en lo que previsiblemente iba a ocurrir dadas las cifras que internamente manejaban los profesionales: El derrumbe de la entidad, como finalmente sucedió", concluyen.

Para respaldar esta afirmación, la acusación incluye a la causa varios hechos relevantes de Caja Madrid (ver más abajo) en los que se comunica a la CNMV varias amortizaciones de millones de euros en deuda mayorista. Es decir, que mientras la entidad recogía dinero de los pequeños inversores por medio de las preferentes, cancelaba anticipadamente la deuda de los inversores internacionales. "Se observa cómo las entidades bancarias devuelven dinero cuando ya saben por las inspecciones del Banco de España que tienen serios problemas", añaden.

Hecho relevante de Caja Madrid en el que anuncia la cancelación anticipada de deuda mayorista.

La acusación del 15MpaRato sospecha que el dinero ingresado por la venta de preferentes, en vez de mantenerse apartado —como ordena la regulación, ya que forma parte de los recursos propios de la entidad— se dedicó a realizar "pagos de tesorería corrientes, vencimientos y demás actos que desvirtuaban su función". Según su teoría, se articuló un plan para transformar el dinero de los clientes minoristas en capital propio del banco con el que poder pagar a los inversores mayoristas. Sin embargo, este diario recientemente publicó unos documentos internos del consejo de administración de Caja Madrid en 2009 donde se situaba a la entidad como sobradamente capitalizada.

"Las cotizaciones eran falsas"

Desde el inicio del proceso judicial por las preferentes de Bankia, la acusación representada por el 15MpaRato —organización perteneciente a la Red Ciudadana Partido Xha sostenido que el mercado de preferentes era ficticio, lo que supone ya de por si un gran fraude, ya que la legislación obligaba a la existencia de un mercado secundario regulado. En lugar de eso, las entidades optaron por un sistema llamado de cases internos, que la Fiscalía ha optado por no calificar de delictivo debido a que todas las entidades lo empleaban.

La documentación del Banco de España remitida a la causa "nos lleva a concluir que éste sabía desde mucho antes que las cotizaciones eran falsas, y como falsas, documentos mercantiles falsos en algún lado debía haber", explican los acusadores. En abril de 2013 20minutos ya publicó documentos exclusivos que demostraban que el supervisor había autorizado canjes de preferentes pese a reconocer su "deficiente comercialización". Y ese mismo mes se conocían un informe secreto de la CNMV en el que se constataban que los canjes de preferentes se habían hecho a costa de perjudicar a ciertos clientes a costa de otros, tal como publicaron Eldiario.es y Expansión.

Más recompras en 2013

Las recompras de estos productos tóxicos no acabaron en 2011. Tal como señalan los querellantes, el 12 de febrero de 2013 Bankia adquirió más preferentes propias en autocartera a un precio de 80,726 euros. Fueron "2.400 títulos, un nominal de 240.000 euros. Aquí cabe preguntarse quién sería el afortunado, que en plena debacle judicial, económica, y con el FROB haciendo split de acciones, con arbitrajes anunciados y canjes obligatorios establecidos para ejecutarse dos meses después (...) quién fue el afortunado, repetimos, que obtuvo una ganancia de 102.542 euros", explican.

Según la nueva querella, "Bankia le recompró a alguien 2.400 títulos sabiendo que no valían nada. Y claro, lo adquiría con dinero propio", señalan, al tiempo que insisten en que estas operaciones beneficiaron a alguien. Es por esto que reclaman al juez Andreu que averigüe quiénes eran los dueños de estos títulos recomprados.