El Tribunal Constitucional (TC) ha tumbado definitivamente el euro por receta, suspendida de forma cautelar en enero de 2013 al admitir a trámite el recurso presentado por el Ejecutivo central. La Generalitat, que lo creó con un objetivo disuasorio, recaudó 49,9 millones de euros y supuso un ahorro equivalente durante los siete meses en que estuvo en vigor y permitió reducir el número de recetas en un 21%. Ahora las asociaciones de pacientes y usuarios de la sanidad pública piden que devuelva el importe que abonaron los enfermos.

¿Qué era el euro por receta?
El euro por receta era una tasa que entró en vigor el 23 de junio de 2012 con la que la Generalitat quería ingresar unos 100 millones de euros al año y evitar, a su vez, un uso excesivo del sistema farmacéutico por parte de los usuarios. Se dejó de cobrar el 16 de enero de 2013, después de que el Constitucional admitiera a trámite el recurso del Gobierno.

405.000 llegaron al límite y pagaron el 32% de lo recaudado siendo el 5,5% de la población ¿Quién debía pagarlo?
Debían abonarlo todos los ciudadanos que adquirieran un medicamento expedido por la sanidad pública en una farmacia en Cataluña, excepto unas 127.000 personas que, por su nivel de renta, quedaron exentas. La Generalitat calculó que de media cada catalán pagaría 13 euros al año aunque estableció un tope de 61 euros anuales —36, en 2012— para no perjudicar a los enfermos crónicos. 405.000 llegaron al límite, el 5,5% de la población, y pagaron el 32% de lo recaudado con este gravamen.

¿Por qué es inconstitucional?
El TC considera que es ilegal como medio para financiar la sanidad pública. El Gobierno alegó que las comunidades autónomas no pueden incidir en la fijación de precios de productos sanitarios, tal y como establece la Constitución en su artículo 149. Los usuarios criticaban este repago y más de 4.000 personas se negaron a abonarlo, por lo que Salud no lo cobró en el 0,08% de los 50 millones de recetas que expidió durante el periodo que estuvo en vigor.

Homs calcula que como mucho devolverán 35 euros por persona¿Está obligada la Generalitat?
Todavía no se conoce el contenido exacto de la sentencia del TC pero, en principio, no obligará a la Generalitat a devolver el dinero. Según el consejero de Presidencia, Francesc Homs, costará más gestionar la devolución que el importe a resarcir. En cualquier caso, cifra en 35 euros el importe máximo que recibirían quienes pagaron el gravamen, pues el tope anual era de 61 euros.

¿Es posible saber quién pagó y qué cantidades?
Según la Coordinadora de Usuarios de la Sanidad (CUS), la tarjeta sanitaria permite saber qué medicamentos se adquirieron con receta médica expedida por un facultativo de la sanidad pública. Además, quienes se opusieron a abonar la tasa tuvieron que firmar y entregar a los farmacéuticos un documento y una fotocopia del DNI, que eran remitidos al Servicio Catalán de Salud (CatSalut, su acrónimo en catalán), y se arriesgaban a pagar un recargo del 20%.

¿Qué pueden hacer los usuarios?
El Defensor del Paciente anima a pedir en las farmacias los justificantes de los euros pagados en concepto del tique moderador y reclamar la devolución ante la consejería de Salud.

El cobro de la tasa generó problemas a los farmacéuticos que están a la expectativa¿Qué opinan los farmacéuticos?
El Colegio de Farmacéuticos de Barcelona se muestra a la expectativa al no conocer los detalles de la sentencia ni si la Generalitat deberá devolver el dinero ni cómo lo haría. Recuerda que el euro por receta generó muchos dolores de cabeza a las farmacias, por la precipitación de la aplicación de la medida, problemas informáticos y porque las obligaban a ejercer de recaudadores de impuestos para la administración, que suele pagarles con retrasos.

¿Sólo se aplicó en Cataluña?
No. La Comunidad de Madrid también aprobó el euro por receta y la cobró durante un mes. También fue recurrida por el Ejecutivo central y suspendida de forma cautelar. El consejero de Sanidad madrileño, Javier Rodríguez, asume que la medida correrá la misma suerte.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.