Estala Carlotto
Estela Carlotto, presidenta de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, junto a sus abogados en el momento en que el presidente del tribunal lee la sentencia. (Claudio Peri / EFE) Claudio Peri / EFE

La Justicia italiana condenó en rebeldía a cinco ex oficiales de las Fuerzas Armadas argentinas a cadena perpetua por la desaparición de tres italianos durante la dictadura militar (1976-1983), informó uno de los abogados de la parte civil.

Los ex oficiales condenados son Jorge Eduardo Acosta, Alfredo Ignacio Astiz, Jorge Raúl Vildoza, Antonio Vañek y Héctor Antonio Fabrés.

El abogado que representa a la parte civil italiana, Ernesto Magorno, dijo que se trata de "una sentencia histórica, que hace justicia a italianos y argentinos que durante esos años lucharon y murieron por la democracia".

El Tribunal Penal de primera instancia de Roma condenó también a todos ellos a un año de aislamiento y ha previsto un resarcimiento de daños de 100.000 euros para cada una de las partes civiles.

Es una sentencia histórica, que hace justicia a italianos y argentinos que lucharon y murieron por la democracia



Los cinco ex oficiales estaban acusados de la desaparición, entre 1976 y 1977, de los italiano Angela María Aietta Gullo, Giovanni Pecorato y su hija Susana.

La sentencia leída constaba sólo de una hoja, mientras que las motivaciones de la misma se publicarán en un plazo de 90 días, explicó el abogado de la acusación, Jorge Ithurburu.

El fiscal Franceso Caporale había pedido el pasado febrero la condena a cadena perpetúa para cuatro de ellos, pero no para Vañek, para quien pidió la absolución por falta de pruebas.

En los otros cuatro casos, Caporale consideró probada sin género de dudas la participación de los cuatro militares en la desaparición de los tres italianos, ocurrida durante su detención en la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), entre 1976 y 1977, donde fueron torturados.

En el caso también está procesado el ex almirante Emilio Massera, si bien su causa fue desgajada del sumario principal para establecer si su salud mental le permitiría someterse a juicio.

Un psiquiatra enviado a Buenos Aires por la Justicia italiana confirmó el pasado día 6, desde Argentina, la "débil salud mental" de Massera, aunque no informó de los resultados de los exámenes hasta comunicarlos en su país.
Emilio Massera se podría salvar del juicio por su "débil salud mental"

Esperan que se un ejemplo para la Justicia argentina

Familiares y Abuelas de Plaza de Mayo esperan que la condena sirva de ejemplo a la Justicia Argentina.

"Esta sentencia es una lección de Italia a nuestra justicia", señaló Angela Boitano, una de las Abuelas de la Plaza de Mayo, que participó desde Argentina a través de una vídeo-conferencia en la rueda de prensa sobre el veredicto y que había sido llamada a testificar en este proceso.

La presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, expresó su "emoción" por una sentencia que da "un ejemplo muy alentador para la continuación de la justicia universal".

"Esto es un ejemplo para el mundo, porque no se pueden aceptar la impunidad y los crímenes de lesa humanidad como si nada hubiera pasado", explicó Carlotto.

El subsecretario de Exteriores italiano, Franco Danieli, que asistió a la lectura de la sentencia, afirmó que "la petición de extradición es un acto que tiene que realizarse".

Italia pedirá la extradición, pero es difícil que se haga, porque los condenados está retenidos en Argetina para ser juzgados

Aunque, el problema de la extradición no preocupa a las familias de los desaparecidos, que saben que será difícil, pues "estas personas se encuentran retenidas en Argentina en espera de ser juzgadas por los mismos delitos", recordó Carlotto.

La presidenta de las Abuelas afirmó que "lo que se puede pedir al Gobierno argentino es que estas condenas sean cumplidas en el país y que se sumen a las penas que recibirán allí".

El antecedente de un juicio a militares argentinos en Italia se remonta al año 2000, cuando fueron condenados a cadena perpetua los ex generales Guillermo Suárez Mason y Santiago Omar Riveros, y a 24 años de cárcel diversos militares argentinos por la desaparición de ocho ciudadanos ítalo-argentinos.