Para demostrarlo colocó una cámara oculta en su casa. El miércoles pasado, los equipos de Tratamiento Familiar de la localidad entregaron el vídeo a la Delegación, así como documentación sobre los presuntos malos tratos a la niña y al marido. La Junta ha iniciado un estudio de la situación de la menor y de los hechos denunciados para comprobar la veracidad del testimonio del padre. No se ha decidido aún si se retirará la custodia.