Martínez destaca la apuesta por la calidad agroalimentaria como factor "clave" para la competitividad del sector

La consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural abre la cata de la miel en la Escuela de Hostelería de Peñacastillo
Miel
Miel
CONFEDERACIÓN ABEJA CANTÁBRICA

La consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de Cantabria, Blanca Martínez, ha destacado la apuesta por la calidad agroalimentaria como un factor "clave" para la competitividad del sector.

Así lo ha dicho durante la apertura de la cata de miel organizada e la Escuela de Hostelería de Peñacastillo, y que se enmarca dentro de las I Catas de Productos Cántabros organizadas por la Oficina de Calidad Alimentaria, que continuarán hasta el mes de diciembre.

"La apuesta por la calidad tiene recompensa, es clave para la competitividad del sector. Nuestros productos tienen un grato presente, pero son el futuro. Y más todavía después de que Cantabria haya logrado incrementar sensiblemente su participación en los Fondos Feader, lo cual nos garantiza apuntalar esta progresión en el desarrollo rural hasta el año 2020", ha dicho la consejera durante el inicio de la segunda de las catas comentadas de productos cántabros, que versan sobre la miel y que suceden a las realizadas sobre los quesos.

El apicultor Carlos Valcuende, ingeniero técnico agrícola y presidente de la Confederación en defensa de la abeja en la cornisa cantábrica, fue el encargado de dirigir la cata.

Por su parte, Martínez recordó que el sector primario es "una de las apuestas de este Gobierno" y, dentro de él, "la rama agroalimentaria es sin duda la que acredita un mayor potencial de crecimiento, y también mejores expectativas para generar riqueza y empleo".

La consejera aportó dos ejemplos. El primero, que Cantabria tiene en curso en la actualidad 36 proyectos industriales que suponen una inversión de 27 millones de euros. Entre ellos, destacan por su magnitud la modernización de Iparlat y la transformación de Agrocantabria, dos de los "buques insignias" para el vacuno lechero de la región. "Tendremos incluso, como anécdota, el primer vino de Pago en una finca de Treto", apuntó.

De otro lado, dijo, en Cantabria existen ya 19 sellos de calidad, a los que se están sumando al menos otros 4 productos más: arándanos y anchoas en Calidad Controlada, y miel de Liébana y miel de Campoo-Los Valles como Denominación de Origen Protegida.

"Estoy absolutamente convencida de que el catálogo seguirá creciendo, y por ello, sensibles a una demanda del sector, desde la Oficina de Calidad Alimentaria", recalcó Martínez.

"No sólo estamos intentando que nuestros productos tengan presencia en las grandes convocatorias que se celebren en la región, caso del Mundial de Vela o los congresos del Palacio de la Magdalena, sino que decidimos también impulsar este año catas comentadas", agregó.

Calendario de catas

En el mes de mayo se ha organizado una cata de vinos a cargo de la Estación Enológica de Haro, especializados en análisis sensorial, y tendrá lugar en el hotel Santemar.

En junio le llegará el turno al arándano, de la mano de Susana Gutiérrez, especialista del Centro de Investigación y Formación Agraria. Allí tendrá lugar la cata, igual que la del tomate, en septiembre, a cargo de la misma ponente.

Para el mes de octubre, la Escuela de Hostelería de Laredo será escenario de una cata de anchoa, a cargo de la Escuela de Laredo. Acto seguido, en noviembre, la técnico del CIFA María José Humada dirigirá la cata sobre carne en la Escuela de Heras.

Las I Catas de Productos Cántabros se cerrarán en diciembre, una clausura para la que se ha elegido el sobao, una de las Identificaciones Geográficas Protegidas de Cantabria. La cata la conducirá el Centro Tecnológico del Cereal, de Castilla y León, en la Escuela de Hostelería de Santa María de Cayón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento