La demanda mundial de energía crecerá un 60 % entre 2000 y 2030, lo que exigirá una inversión de 20,2 billones de dólares (15.400 millones de euros) para atender el consumo previsto, según el informe Energy Outlook elaborado por la petrolera estadounidense Exxon Mobil, la mayor del mundo.

Aldo Valdecantos, presidente de Esso Española, filial de Exxon Mobil, aseguró hoy, durante la presentación del informe, que existen recursos energéticos suficientes para abastecer la demanda en 2030.

El consumo de energía aumentará a un ritmo del 1,6 % anual, impulsado por el crecimiento económico y el incremento de la población mundial, y alcanzará los 325 millones de barriles equivalentes de petróleo al día.

La mayor parte del aumento de la demanda se deberá a la aportación de los países en vías de desarrollo (los que no forman parte de la OCDE).

La cobertura de la demanda prevista exigirá una inversión de 20,2 billones de dólares (15.400 millones de euros) entre 2004 y 2030, lo que supone un desembolso de 800.000 millones de dólares (615.000 millones de euros) al año, según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) que recoge el informe.

Electricidad, petróleo y gas

El 56 % de la suma total se destinará al sector eléctrico, el 21 % al petróleo, el 19 % al gas y el 4 % al carbón.

Según el informe, el reparto de la demanda por tipos de energía no experimentará cambios sustanciales, ya que las energías fósiles representarán el 80 % del consumo en 2030.

No obstante, la demanda de petróleo crecerá un 1,4 por ciento anual, ligeramente por debajo de la media del 1,6 por ciento.

El mayor incremento corresponderá al consumo de gas natural, que aumentará a un ritmo del 1,7 % anual, mientras que la demanda de carbón crecerá lo mismo que la media.

La aportación de la energía hidroeléctrica crecerá un 2,2 % al año y la de la energía nuclear un 1,4 %.

Las energías renovables

En el capítulo de las energías renovables, la eólica y la solar crecerán un 10,5 % y la biomasa un 1 %.

Derivados del petróleo

Dentro del segmento de combustibles, la demanda crecerá un 1,8 % anual en el transporte, un 1,3 % en el sector industrial y un 0,2 % en el ámbito residencial.

Por el contrario, el uso de derivados del petróleo en la generación de electricidad se reducirá a un ritmo del 0,2 % al año.

El consumo de combustibles ligeros aumentará un 1,1 % anual, impulsado por el tirón de los países en vías de desarrollo (no OCDE), donde crecerá un 4,2 % al año.

La producción de biocombustibles se triplicará hasta 2030 y alcanzará los tres millones de barriles.

El informe calcula que los recursos petrolíferos ascienden a 3 billones de barriles, a los que se podría sumar un billón más si se aprovechan crudos pesados y arenas bituminosas.

Asia-Pacífico, donde más crece el consumo

Por áreas geográficas, el consumo aumentará un 1,5 % anual en Europa, un 0,5 % en Norteamérica y un 3,7 % en la zona Asia-Pacífico.

Según Valdecantos, tanto en Europa como en Norteamérica crecerá de forma significativa el volumen de gas suministrado en forma de GNL (gas natural licuado) y transportado en barco.

Las emisiones de CO2 crecerán al mismo ritmo que el consumo de energía, un 1,6 % al año, y lo harán más en los países en vías de desarrollo (2,6 %) que en los de la OCDE (0,6 %).