El matrimonio de joyeros de Salou (Tarragona) que sufrió un intento de secuestro y robo el pasado día 1 conocía a uno de los asaltantes porque él y su madre eran clientes habituales de la joyería que la pareja regenta en la localidad, por lo que pudieron identificarle en la rueda de reconocimiento.

Según explica hoy 'El Punt' , el matrimonio víctima del asalto, en el que murió un agente de la Guardia Civil de 39 años que acudió a socorrerles, ha cerrado la joyería y ha decidido descansar unos días lejos de Salou después de prestar declaración el pasado domingo sobre lo ocurrido el jueves.

Uno de los asaltantes era cliente habitual de la joyería que pretendía robar
El rotativo relata que el matrimonio se topó sobre las 20 horas con los asaltantes en el aparcamiento que tienen alquilado en el edificio Fidias de Salou, que les amenazaron con una pistola y un cuchillo y les encerraron en un cuarto que se utiliza para guardar productos de limpieza durante al menos una hora.

El joyero pudo escapar

Pasado ese tiempo, el hombre consiguió huir y escapó a pedir ayuda a un bar cercano, en el que había varios agentes de la Guardia Civil de paisano que les socorrieron.

El hecho de que les retuvieran explica el desfase horario que existía entre la hora de cierre de la tienda, a las 20 horas, y el tiroteo posterior en el que murió el guardia civil, que ocurrió a las 21.45 horas.

En el forcejeo entre los asaltantes y los agentes resultó también herido de gravedad uno de los atracadores, un joven dominicano de 19 años al que se supone autor material del disparo que mató al guardia civil y que permanece ingresado en el Hospital de Bellvitge, aunque ayer pasó a planta.

El otro detenido, un joven de 26 años también de nacionalidad dominicana, ingresó el domingo en prisión por robo con violencia en grado de tentativa y detención ilegal.

Se detuvo también a una joven de 22 años que quedó en libertad con cargos y se busca a una cuarta persona que podría haber ayudado a los asaltantes.