Tras dos meses sin salir de casa por miedo a agresiones, la niña de 15 años de Santa Coloma pudo ayer, por fin, ir al colegio. Sin embargo, aún no respira del todo tranquila, ya que tuvo que hacerlo acompañada de un escolta.

El calvario de esta adolescente empezó en octubre de 2005, cuando un niño la amenazó a la salida del instituto por no querer darle su móvil. A partir de ese día, y a pesar de que la menor cambió de colegio, ha recibido palizas e insultos, según la familia.

Seguridad en la calle

El escolta también acompañará a la niña en sus actividades extraescolares, como ir al cine o de compras.

Según dijo a 20 minutos el abogado de la víctima, Josep Oriola, es una incógnita el tiempo que la adolescente deberá ser escoltada. Los gastos de este servicio de vigilancia los pagará el bufete, a través de la partida presupuestaria que tiene reservada a fines solidarios.

Los agresores, liderados por dos hermanas gemelas, han llegado a amenazarla de muerte. La familia de la niña ha presentado seis denuncias a los Mossos.

De momento, hay una sentencia que condena a los agresores de la menor, aunque aún no han trascendido los detalles del documento.

Tres agresiones a niños al mes

Las denuncias por maltrato infantil subieron un 200% en 2006. Esto representa que cada mes se retiró la custodia a los padres de tres menores por agresiones graves. En total, el año pasado se supendieron 41 tutelas, el triple que en 2005, según Atenció a la Infància. No hay más maltratos que antes, sino que se denuncian más. El catalizador de estas denuncias fue el caso de la niña Alba, que vive en un centro de acogida. En 2006, hubo 56 casos de retirada de tutela de recién nacidos (31, en 2005).