El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, ha justificado este martes la prudencia de su partido a la hora de pedir responsabilidades políticas a la exministra Magdalena Álvarez —imputada en el caso ERE—, por su empeño en pactar nuevas normas anticorrupción con todos los partidos, incluido el PSOE.

"Esta es la posición para ser capaces, no de buscar unos votos con el tema de la corrupción sino de abordar seriamente el tema de la corrupción", ha dicho en una entrevista en la Cope recogida por Europa Press.

Floriano considera que el auto de la juez Mercedes Alaya contra la exministra "es bastante contundente" y que, si no dimite de su cargo de vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI) "es su responsabilidad", pero rechaza entrar "en una carrera de descalificaciones" y cree que "no se pierde nada por esperar" a ver cómo evoluciona la investigación antes de exigir o no su dimisión.

No obstante, sí ve "censurables" las críticas del PSOE contra la juez Alaya: "Cuando se investiga a determinados partidos los rodeados son los jueces y cuando se investiga al PP lo rodeado es nuestra sede", ha lamentado.

No obstante, él ha mantenido sus palabras contra el juez instructor del 'caso Bárcenas', Pablo Ruz, cuando le acusó de abrir una "causa general" contra el PP, y ha explicado que cuando las dijo se refería a algo muy concreto. En su opinión, el juez no estaba investigando "indicios claros" de delito, sino más bien buscando por si encontraba algún delito.

"Se lo llevaron todo, la contabilidad del PP estuvo en todas las redes sociales y sirvió para el cotilleo, pero no sirvió para encontrar absolutamente nada", ha zanjado Floriano.

El dirigente 'popular' ha negado que la contención del PP con Álvarez sea para curarse en salud ante el fin de la instrucción del 'caso Gürtel' y las nuevas informaciones que puedan conocerse sobre él: "Eso sería suponer que ya conocemos el tenor de ese auto y ya le digo yo que no".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.