Todo estaba preparado para el comienzo del novedoso sistema de recogida de basura puerta a puerta que habría de suprimir unos 100 contenedores de las calles del centro. La contrata SAV ya tenía listos 568 minicubos para repartirlos por las comunidades de vecinos de Sant Francesc y Xerea.

Sin embargo, ni la empresa ni el Ayuntamiento contaban con la oposición vecinal. Según ha sabido 20 minutos, tras un primer reparto de 40 contenedores por los patios de las calles Paz, Mar y adyacentes (Xerea), alrededor de un 70% de comunidades se ha negado a aceptar este sistema de recogida, que implica que los vecinos deben tener el contenedor en el interior de su patio y sacarlo cada noche a partir de las 21.15 horas, para que los operarios procedan a su limpieza y vaciado.

En algunos casos, como en el del número 7 de la calle Comedias, no han aceptado que les dejen el minicubo de basura porque la mayoría de los pisos son de oficinas.

En otros casos, han aceptado quedarse el contenedor, pero no sumarse al sistema de recogida. La mayoría de los consultados argumenta que no aceptarán hasta que no retiren los contenedores de las calles.

Dinos

... qué opinas de este sistema

Cuéntanoslo en...

E-mail: nosevendevalencia@20minutos.es

Correo: Xàtiva, 15, 4.º, 8.ª.

O en www.20minutos.es

El Ayuntamiento no tira la toalla

Pese al rechazo inicial de los vecinos, el Ayuntamiento seguirá insistiendo para que el plan salga adelante. Fuentes municipales han argumentado que «el reparto acaba de iniciarse. Va a ser un proceso largo y costoso, pero si todos ponemos un poco de voluntad será lo más beneficioso». El objetivo de este sistema es «el eliminar el impacto visual de los contenedores en el centro histórico», según ha explicado la concejala de Medio Ambiente, María Jesús Puchalt. Si sale bien quieren extenderlo a otros barrios.

Vecinos a favor y en contra de la recogida puerta a puerta

Óscar. Vecino de la calle Nave

«No hay sitio para poner el cubo»

«Nos hemos negado por la falta de espacio. Las fincas con portero no tienen problemas, pero para nosotros es un follón. Además, aunque dicen que lo limpiarán, ya veremos el olor que tiene en verano».

Silvia. Vecina de la calle Nave

«Los cubos están saturados»

La comunidad de Silvia (nombre ficticio porque prefiere no dar el suyo) ha aceptado la recogida porque «a nadie nos gusta ver los contenedores desbordados y cada uno debe ser responsable de la basura que genera».